Por: Colectivo Diverso SMA

Hace 51 años atrás, un 28 de junio, se producía en EEUU un hecho que quedaría marcado como el inicio de la lucha del colectivo LGBTQI+. Un grupo de personas gays, lesbianas, trans, travestis y otras disidencias le harían frente a la fuerza policial que desde hacía mucho tiempo reprimía a estas identidades, ya sea por su orientación sexual o su identidad autopercibida. Si para el ojo del policía algo no encajaba en “SU construcción binarista” estabas en la mira.
Es de público conocimiento que, hasta el día de hoy, nuestro colectivo sufre las consecuencias de vivir en una sociedad machista, binarista y patriarcal, viéndose en situaciones de suma violencia al ser hechades de nuestros trabajos o ni siquiera poder conseguir uno, al no conseguir una vivenda, al no poder acceder al sistema de salud pública, al no poder continuar nuestros estudios, y demás situaciones que atentan hacia nuestra persona, y todo por vivir, o querer vivir, libremente nuestra vida, disfrutando nuestra identidad.
Es triste pensar, 51 años después, que como sociedad aún falta mucho por deconstruir. Es difícil celebrar Junio como el “mes del orgullo”, cuando al día de hoy siguen habiendo crímenes de odio, cuando son nuestres compañeres a quienes arrebatan de nuestra mano todos los días, cuando a pesar de tener sancionadas leyes a nivel nacional seguimos sin conseguir respeto y el trato digno que merecemos. Es difícil pensar en una fiesta cuando todavía tenemos que seguir en las calles para conseguir lo que nos corresponde, que es el derecho a que se respete nuestra identidad autopercibida y nuestras orientaciones sexuales; somos personas, tenemos los mismos derechos pero no las mismas oportunidades. Hay un largo camino por desandar.
A pesar de toda la tristeza que nos envuelve al encontrarnos con noticias que nos desalientan, al ver que existen grandes grupos que se oponen y se resisten a aceptarnos como sujetos libres de derechos, a pesar de todo lo malo que nos ocurre, seguimos levantando nuestra bandera y seguimos mostrando al mundo que el amor vence al odio.
Es gracias a grandes militantes, compañeres, que han dado su vida para que el colectivo LGBTQI+ pueda visibilizarse, y haya obtenido ciertas leyes que favorecen a nuestra comunidad. Es gracias a la GRAN lucha que llevaron adelante durante mucho tiempo y que hoy nosotres mantenemos firme.
El amor, el compañerismo, es lo que nos enciende para prender otros fuegos y mantener viva la llama de este orgullo que sentimos, por decir quiénes somos y como queremos vivir nuestro cuerpo, nuestra identidad. Porque confiamos ciegamente que el amor es mas fuerte y que el amor puede vencer el odio.
Hoy a 51 años de ese hecho celebramos las leyes que se consiguieron, como la Ley de Matrimonio Igualitario (Ley 26.618), la Ley de Identidad de Género (Ley 26.743), la Ley de Reproducción Asistida (Ley 26.862) y la Ley Contra Crímenes de Odio (Ley 26.791), entre otras. Celebramos que al dia de hoy algunos cargos políticos son ocupados por personas del colectivo trans-travesti. Celebramos que cada vez son más quienes consiguen su documento con la identidad que autoperciben.

¿Qué celebramos hoy? Que nos seguimos encontrando y seguimos copando las calles con nuestros colores y con la libertad de permitirnos vivir, como queremos y merecemos.
A pesar de todo el odio que resiste en esta sociedad, nosotres, quienes integramos el colectivo LGBTQI+ celebramos que cada vez somos más. Pero siempre tendremos en nuestra memoria a les compañeres que han quedado en este camino. Gracias a elles por pasarnos la posta, hoy seguimos luchando y reivindicando nuestros derechos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here