Por Dr. Diego A. D’ Alessandro*

Cuando la gente del Tábano Digital propuso escribir una columna con el objeto de entender de qué se trata la Ley que propone el Gobierno para suspender los desalojos y congelar los precios de alquileres, de inmediato tuve la siguiente duda: ¿Cómo explicar una Ley cuya redacción final no tenemos disponible? Tratemos entonces de avanzar con pie de plomo y poner en claro algunos datos que si disponemos:

Existe la decisión del Gobierno de suspender los desalojos y congelar los precios de alquileres y cuotas de créditos hipotecarios por 180 días, en el marco de la pandemia del coronavirus.  A esto se le agregó también la suspensión de los créditos prendarios de automóviles. Explicaremos qué significa cada una de estas cosas, para el vecino común.

1-La suspensión de desalojos parece hacer referencia a que por el plazo de 180 días, o sea, 6 meses, no se puede desalojar a ningún inquilino ni por deuda u otra razón. Parece ser bastante claro este punto, pero lo que merece destacarse para evitar confusiones es que la medida duraría 6 meses nomas, finalizado ese periodo de gracia, si usted debe algunos meses de alquiler, podrán solicitar su desalojo de manera judicial. O sea, no significa que el alquiler es gratis por seis meses levantada la medida, la deuda queda y un juez podrá disponer su desalojo.

2. Respecto a la congelación de los precios de Alquiler. En principio los valores no podrán aumentar ni siquiera si estaba previsto ese aumento en el contrato firmado. Se congelaran los precios al 20 de marzo pasado, precios que ya tuvieron un aumento colosal, de manera que tampoco es para brindar en familia, no es que van a bajar los precios, eso no parece suceder nunca en ningún tipo de gobierno. Ah, y la medida durara también 6 meses, después de ese periodo, agárrese.

3. Respecto a los créditos hipotecarios, vale decir que podemos adelantar poco hasta no ver los alcances y la redacción en este punto. Hace referencia a aquella situación en la que una persona solicita un préstamo y pone de garantía un inmueble. En principio se congelará el precio de las cuotas pactadas evitando que aumente, y tampoco podrán desalojar a una persona al perder su inmueble por no pagar el préstamo. Obviamente, por seis meses, vencido este plazo, si usted adeuda muchas cuotas del préstamo que solicito, las consecuencias lo alcanzarán. 

4- Un crédito prendario de automóviles se refiere a aquel préstamo solicitado donde la garantía de cumplimiento de la deuda es el automóvil, y aparentemente el Decreto abarca también este tipo de situaciones, pero no hay detalles respecto a su alcance aun, deberemos esperar para ver de qué se trata.

En conclusión vecina y vecina, hay que estar atentos y no bajar la guardia, porque esto no significa un viva la pepa, sino una suspensión temporal de aumentos y de desalojos, con una duración de 6 meses. Lo que significa que una vez terminado ese plazo las deudas seguirán allí y las consecuencias de no haber podido pagar nuestro alquiler o préstamo firmado, estarán allí esperándonos.

Que se sabe y que no.

Sabemos que se iba a tratar de un proyecto de Ley a enviar al Congreso para su aprobación, pero debido a la dificultad de sesionar de manera presencial en virtud de una cuarentena obligatoria ante la Pandemia declarada, obligó a la presentación de este Proyecto sea a través de un DNU, un Decreto de Necesidad y Urgencia, emanado del Poder Ejecutivo, el cual deberá ser posteriormente ratificado por el Parlamento.

Lo mejor sería analizar la redacción final del proyecto. Sabemos que el modelo elegido para el texto del decreto es un proyecto que ya había elaborado Sergio Massa, con los aportes del Presidente, el Asesoramiento jurídico de la Secretaría Legal y Técnica, cuyo cargo ocupa Vilma Ibarra, y participación de la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, en menor medida.

El objetivo, según la versión oficial es “aliviar las dificultades económicas que atraviesan distintos sectores de la sociedad a raíz del aislamiento obligatorio en medio de la pandemia de coronavirus.”

Pero ¿es ese en realidad el verdadero objetivo del Decreto? Podemos entender la necesidad de un paliativo económico dada la imprevista situación desatada por la Pandemia, que arroja problemas en la economía de todos los ciudadanos del país, indistintamente su clase social, y la preocupación por parte del Gobierno ante el inevitable corte de la cadena de pagos por razones de fuerza mayor, pero también existe la preocupación en evitar mudanzas y desalojos, ya que al estar prohibido el tránsito de bienes y personas, y la presión global de que no haya gente en las calles es muy fuerte, por ende, esta situación podría generar problemas. En todos estos sentidos la medida trae tranquilidad, en lo económico y al mantener detenido todo movimiento de personas.

No solo el movimiento de personas se estaría deteniendo. El gobierno global desde hace años de manera sistemática viene tomando medidas respecto a la decisión de ir eliminando toda transacción de dinero en efectivo y de paso bancarizar cada movimiento por más pequeño que parezca. Bueno, al Sr.  Alejandro Bennazar, titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina, se le escaparon algunos puntos de la Ley que el Gobierno no quiso contar aun, al adelantar que “el proyecto incluye también cuestiones relativas a la digitalización de los contratos, firma digital y sistemas de pagos, lo que tiene que ver con la bancarización del sistema”. Más claro imposible.

De allí la necesidad de encontrarnos con el texto completo para analizarlo detenidamente, porque la Ley es como la tela de araña, nunca enreda a quien la teje y el lenguaje del Derecho, no es tan derecho, está redactado siempre en un lenguaje difícil de decodificar para cualquier persona. Por nada las Leyes Civiles y Penales están comprendidas en el Código Civil y en el Código Penal, porque están escritas en “código”.

Esperemos por el bien de todos no encontrarnos con ninguna sorpresa al respecto y que el texto sea claramente en beneficio del pueblo, y no un texto escrito con objetivos distintos, o peor aún, contrarios a lo que dicen defender.

*Mat. 287. Atiende la oficina de Consultoría Jurídica Comunitaria de manera gratuita en Sarmiento 340 (radio Pocahullo) los días lunes, miércoles y viernes por la mañana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here