Las personas adultas mayores fueron consideradas una de las poblaciones de riesgo en esta pandemia y por temor a que contraigan el virus, las autoridades gubernamentales alentaron su reclusión pero ¿Cuáles son las consecuencias que les produce el encierro a lo largo del tiempo? ¿Cómo trabajan las cuidadoras domiciliarias para acompañar a las personas en esta situación?

Hablamos con Gladys Epulef quien forma parte de la red de Cuidadoras Domiciliarias Formales y es Auxiliar Gerontológica y con María Pariente trabajadora social y gerontóloga a cargo del Consejo Provincial de Adultos Mayores quien estuvo en San Martín de los Andes como parte del plan de emergencia que incluye supervisar las residencias geriátricas.

Gladys comparte su experiencia y la de sus compañeras que cuidan y que, en muchos casos, conviven con personas de alto riesgo. «Es un arduo compromiso desde el lado del acompañamiento, la contención lo cual es muy necesario tanto para la familia como para el adulto mayor dice Gladys.

Las cuidadoras además, vieron peligrar su fuente de trabajo debido a que algunas familias optaron por pedirles un receso, entonces «hubo cuidadores que fortalecieron a la familia más allá de tomar esa distancia que era necesaria para comprender lo que estaba pasando. El cuidador tiene la facultad de promocionar los cuidados, de educar a la familia pero también entendemos que a veces se torna invasivo y cuesta que se acepten sugerencias por parte del cuidador.»

Gladys Epulef

«Lo más doloroso que le pasa a los adultos mayores es la distancia, el aislamiento de sus familiares, en algunos casos del cuidador. Esto deteriora mucho la salud tanto física como la parte psicológica. Si bien hay gente que está en optimas condiciones de seguir con el tránsito de su vida, hoy están impedidos por una medida de prevención.» asegura Gladys y en este sentido dice: «Somos personas, creamos vínculos» destacando la importancia de acompañar, no perder contacto y explicarles lo que está ocurriendo para reducir la incertidumbre y la ansiedad. «Incentivar a aprender» es otra de las recomendaciones.

Gladys Epulef

Las cuidadoras que están en actividad debieron adaptar su jornada y sus prácticas tomando todas las medidas preventivas que establecen las instituciones sanitarias: “Cambio de ropa al ingreso de la casa, el cambio de calzado, el uso de guantes, el uso de barbijos.» no sólo en su lugar de trabajo sino también en sus propios hogares.

Gladys resalta que a pesar de la difícil situación, es la solidaridad entre la familia, las cuidadoras y el sector de salud, lo que facilita el desempeño: “todo el personal de sanidad esta trabajando en equipo.» «A veces sucede que el cuidador domiciliario queda aislado de ese equipo interdisciplinario, a los demás profesionales les cuesta incluirlos pero es todo un proceso.»

Gladys Epulef

Gladys menciona que esta profesión que aún no cuenta con legislación nacional (ver: https://eltabanodigital.com/cuidadoras-domiciliarias-exigen-derechos-laborales/) requiere de capacitación constante por lo que se ven obligadas a viajar a Neuquén o Buenos Aires ya que no se programan cursos locales. Para compartir sus conocimientos, la red de cuidadoras, se puso a disposición del Municipio para asesorar a las familias durante este proceso pero hasta el momento no fueron convocadas.

A raíz de la pandemia, Neuquén conformó un equipo interdisciplinario que, entre otras tareas, se ocupa de evaluar las condiciones en las que viven las adultas y los adultos mayores en residencias de larga estadía y casas hogares. María Pariente, a cargo del Consejo Provincial de Adultos Mayores, la Enf. Cristina Agüero por la Dirección de Adultos Mayores (Salud), Blanca Llanquitur Dirección Provincial de Adultos Mayores (Desarrollo Social) y Matías Neira Director de Redes y Servicios, pasaron esta semana por nuestra localidad y se reunieron con la Zona Sanitaria IV para supervisar la residencia geriátrica local. Allí capacitaron al personal en cuanto a las medidas de higiene personal e institucional, las condiciones edilicias, el abordaje de los aspectos psicosociales y cómo afecta el aislamiento a las personas que allí se encuentran. «Empiezan a aparecer otras necesidades como la angustia, la depresión y la incertidumbre.», asegura María Pariente quien además, hace un llamado a la comunidad para que «este no sea un aislamiento o distanciamiento desde lo emocional y que no afecte los derechos de las personas que se encuentran dentro de las residencias.»

María Pariente

El equipo provincial debe garantizar que dentro de los hogares «reciban un trato digno, respetuoso, que no se vulneren sus derechos y que no se maltraten a las personas.» Porque «una población adulta mayor con dependencia es mas vulnerable a que violen sus derechos.»

María Pariente

Pariente, compartió algunas recomendaciones como trabajadora social y gerontóloga: «poder acompañar al adulto mayor, poder escucharEs importante ocuparnos de saber «qué es lo que le pasa» y «no prohibir la información, brindar la información que necesita«. «A veces con esta buena intención de proteger terminan sobreportegiendo y quitando algunos derechos. Y aclara «No son niños, ni rige desde lo legal las mismas cuestiones.«, afirmó.

María Pariente

Algunas recomendaciones de Gladys Epulef y María Pariente para acompañar la vida cotidiana de las personas adultas mayores:

Comer sano
Hidratarse
Realizar actividades recreativas
Evitar la sobreinformación
Respetar las decisiones de cómo quieren ser atendidos/as
Si se encuentran en condiciones de hacer compras en lugares cercanos, no negarles la salida, siempre que sea con todas medidas de prevención.
Mantener los vínculos familiares y contactos cercanos, no sólo en tiempos de cuarentena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here