A una semana de ponerse en agenda nuevamente la falta de vivienda digna para vecinas y vecinos de San Martín de los Andes, nos preguntamos cuál es el rol que cumple el Instituto de Vivienda y Hábitat para dar respuesta a las más de 3500 personas registradas que esperan acceder a una casa propia.

El Instituto de Vivienda y Hábitat – IVH- se conformó bajo Ordenanza N° 9487 en el año 2012 como un “organismo municipal descentralizado, con capacidad para actuar pública y privadamente” y “tiene por objeto la ejecución de las políticas de vivienda y hábitat de la ciudad de San Martín de los Andes, contribuyendo al acceso a la vivienda digna, y proponiendo políticas activas para reducir el déficit habitacional, fomentando la producción autogestionaria y de cooperativas.”

Un año después de ser incorporado a la Carta Orgánica Municipal, se creó el Registro Único de Demanda Habitacional (Ordenanza 8152/08). Según los datos que trascienden, actualmente son 3500 personas las que están registradas para acceder a una vivienda propia y digna.

Existen convenciones sobre lo que implica el derecho a una vivienda digna: que posea funcionalidad, seguridad, habitabilidad y accesibilidad. Que cuente con servicios básicos (agua, luz y gas) pero que además no se encuentre en áreas contaminadas. Esto no debiera ser un privilegio al que se accede por azar sino que surja de una planificación estratégica como menciona la ordenanza que formaliza el IVH

¿Cuáles son las funciones del Instituto de Vivienda y Hábitat? 17 son los puntos que enumera la Ordenanza que tiene por objeto facilitar el acceso a una casa propia a quienes no la tienen. Además de implementar líneas de producción de vivienda; Provisión de Máquinas y Herramientas; intervenir en la elaboración de proyectos y financiación de obras de urbanización y de equipamiento comunitario, encontramos otros puntos importantes: la creación del Banco de Tierras e Inmuebles para la Vivienda y Hábitat, constituido por “inmuebles que la Municipalidad de San Martín de los Andes, el Estado Nacional, Provincial, entidades privadas o particular, afecten al Instituto de Vivienda y Hábitaty que sean aptos para la construcción y/o uso en fines vinculados con la vivienda.” Y la creación de la Escuela Municipal de Producción Estatal y Autogestionaria de Vivienda y Hábitat “para desarrollar ámbitos de capacitación, formación e investigación dirigida a todos los actores involucrados”

El hecho de activar el Banco de Tierras permitiría relevar los terrenos disponibles para el desarrollo habitacional que si se implementara junto a la Escuela de Producción Estatal podría ser el inicio de un plan sustentable y a largo plazo para dar respuesta a las tantas familias que hoy viven de forma precaria o deben pagar alquileres cada vez más altos. Según la última encuesta realizada por la Unión de Inquilinos Neuquinos, casi la mitad de un salario promedio va destinado sólo al alquiler sin contar servicios y expensas, con lo cual se limita o anula la capacidad de ahorro para pagar un crédito para la vivienda.

Entre las facultades que tiene el Instituto de Vivienda y Hábitat se destaca la de “Instar a las autoridades a gestionar la expropiación de los inmuebles requeridos para el desarrollo de los planes a su cargo, según las previsiones de las normas provinciales y nacionales.” También tiene la responsabilidad de recibir recursos previa autorización del Concejo Deliberante. Otra de las atribuciones es ejecutar políticas públicas de vivienda y hábitat a través de un Consejo Asesor integrado por el director del IVH, un concejal de cada Bloque y un representante de cada organización social vinculada a este tema para que se pueda fijar en conjunto, la planificación, adjudicación y fiscalización de viviendas, también criterios para establecer precios y demás condiciones para la venta o arrendamiento.

A pesar de contar con una legislación específica que fomente la vivienda y el hábitat en condiciones dignas, San Martín de los Andes declaró su Emergencia Habitacional en el mes de mayo de 2013, 2016 y en agosto de 2017 esta declaración se prorrogó por un año más. En todos los casos, la emergencia habilita la creación de un fondo especial gestionado por el Ejecutivo para promover mejoras y ampliaciones edilicias en las viviendas más vulnerables, concreción de viviendas y redes de servicios. También promueve «la producción autogestionaria de viviendas y hábitat.» Y le otorga al Municipio la potestad de garantizarle a las personas «salir de la situación de ilegalidad incorporándolos al acceso al derecho al suelo y la vivienda por la vía de la legalidad.»

Entonces, si el IVH cuenta con una reglamentación específica para garantizar un derecho elemental como lo es un techo digno, nos preguntamos Por qué a ocho años de su creación la falta de viviendas para el pueblo sigue siendo un problema mientras que en simultáneo se multiplican los emprendimientos privados muchos de ellos con fines turísticos o transitorios.

Nota relacionada: https://eltabanodigital.com/vecinas-y-vecinos-sin-viviendas-se-reunieron-junto-a-marcelo-alveal-director-de-vivienda-y-habitat/

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here