El sol es fuente de energía y vitamina D pero la exposición debe estar controlada durante todo el año y más aún durante el verano donde la radiación ultravioleta B que recibimos a través de la piel y la vista afecta nuestra salud generando quemaduras o enfermedades más graves.

La médica especialista en Dermatología, Isabel M. Del Pilar Casas que atiende en el Hospital local y preside la Fundación Dermatología Comunitaria Argentina, explica cómo disfrutar del sol sin sufrir consecuencias difíciles de revertir.

Casas trabaja desde la prevención, promueve talleres en todo el país y jornadas didácticas con niños y niñas en las que aprenden jugando.

El ozono absorbe los rayos UV-B, los más dañinos que recibimos del sol, protegiéndonos de sus consecuencias negativas como enfermedades en la piel o en la vista. El conocido “agujero” se produce cuando los clorofluorocarbonos (CFC) que emanan ciertos aerosoles, sistemas de refrigeración y otros gases contaminantes ascienden a la capa de ozono destruyéndola.

Todo lo que es la industria farmecéutica difundió que la única manera de cuidarnos del sol es usar protector solar, pero eso es mentira«, explicó Casas.

«Lo más importante para cuidarse es fijarse cuál es el horario correcto para exponerse. La atmósfera nos protege mucho más cuando el sol impacta de manera horizontal que cuando nos pega de forma vertical. Esto se puede ver con la sombra: cuando el sol «es bueno» es cuando las sombras son más largas, cuando «es malo» es cuando son más cortas».

«Lo ideal es poder estar al aire libre cuando el sol no tenga una radiación tan fuerte, y si esto no se puede evitar, lo que se puede hacer es usar sombras físicas que nos protejan del sol, como túnicas, sombreros de ala ancha, pareos, o sencillamente, ponerse bajo un árbol. También hay que proteger los ojos usando anteojos».

«Entonces la idea es que no estés nunca tomando sol en un horario en el que la radiación es demasiado fuerte. El protector lo usás para protegerte, pero la idea es nunca estar al mediodía al sol. Para que funcione bien está bueno ponerse de manera generosa, y cada 2 horas volverse a poner, y usar filtros más altos cuando el sol está más fuerte».

«Es importante saber que no hace falta gastarse un montón de plata para protegerse del sol: el protector no es la única manera ni la más importante».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here