La cuarentena decretada por el gobierno nacional para hacer frente a la COVID-19, que avanza poniendo en jaque a numerosos países del globo, se presenta como una de las mejores opciones para aplanar la curva de contagios y asi evitar saturar los sistemas de salud de la nacion. Sin embargo y como es de público conocimiento, la medida trae consigo muchas dudas y problemas para trabajadores informales, y gente en situaciones de vulnerabilidad economica, pues más alla de las medidas tomadas por Alberto Fernandez (Ingreso Familiar de Emergencia, Bono Extraordinario), muchas personas necesitan llevar la comida a la mesa de manera urgente.

En nuestra localidad, la situación no es ajena. Según indicó Natalia Vita, secretaria de Desarrollo Social, la ayuda que brindaban antes de la cuarentena abarcaba 120 personas, concurriendo a los comedores municipales, 170 módulos de alimentos repartidos a distintos barrios, 100 ayudas económicas entre las municipales y las de Desarrollo provincial, y se daban bonos para gas que variaban de acuerdo de la época del año.

Hoy la situación cambio, Vita comenta que «desde que comenzó la cuarentena solo de modulos llevamos entregados más de 1000, casi el 60 % se le dio a personas con trabajo informal«.

Esto quiere decir que la ayuda a personas necesitadas aumento más de diez veces, y mas de la mitad de quienes la solicitan son trabajadorxs informales. Asimismo, las listas que tiene Desarrollo Social para hacer llegar la ayuda solo registran a quienes se hayan acercado en algun momento a solicitar la asistencia, que como dijo Vita: «Claramente no son todas las personas que tienen trabajo informal».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here