El 22 de julio se reconoce en todo el mundo a quienes trabajan en tareas domésticas y de cuidado del hogar y que en su mayoría son mujeres no remuneradas o precarizadas.

En Argentina, los datos oficiales sobre el trabajo doméstico abarcan solo a personas registradas en esta actividad. No sabemos en realidad cuántas personas y en qué condiciones dedican su tiempo a las tareas dentro del hogar propio o ajeno sin ser remuneradas.

El INDEC dio a conocer que recién en el año 2021 se realizará la Encuesta sobre Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo (anunciada el 8 de marzo de 2019), un relevamiento que no se realiza desde el año 2013.

No cuantificar el tiempo ni exponer las condiciones en que se realizan las tareas generales o de cuidado y atención dentro de casas particulares, ayuda a reforzar la precariedad y profundizar la brecha entre géneros que el trabajo domiciliario tiene, más que otros rubros: de las “más de 900 mil personas” registradas “la tasa de feminidad del sector es del 97,9%” dice el informe realizado por Natsumi Shokida para Economía Femini(s)ta: “cabe destacar que el ejercicio debe ser realizado en términos cis-binarios por falta de información respecto de las identidades trans-travesti en las estadísticas oficiales.”, explica haciendo referencia a los últimos datos obtenidos de la Encuesta Permanente de Hogares (INDEC) del año 2019.

El informe también refleja que “Las mujeres que trabajan en relación de dependencia, 1 de cada 5 tiene como ocupación principal el trabajo en hogares particulares.”

Si los datos parecen lejanos, pensemos en nuestra familia, vecines, compañeres, o en nuestra propia rutina ¿Cuánto tiempo se dedica a estas tareas y quiénes son las personas que históricamente garantizaron el cuidado de les niñes, que la comida este hecha, que la ropa este limpia y que las cuentas estén pagas?

El patriarcado que sostiene este modelo económico, ha instalado de tal manera el rol de la mujer en la sociedad contemporánea que hasta le atribuyen ser “ama de casa” a quien se ocupa unicamente de estas tareas. Para retribuir ese amor, el Estado argentino asignó una jubilación a las “amas de casa” que no pudieron aportar al propio sistema que las excluyó y dedicaron toda una vida al voluntariado hogareño. Será por ese amor tan profundo que el informe de Economia Feminista menciona que “casi el 75% de quienes trabajan de forma remunerada realizando trabajo doméstico también están a cargo de la realización de este trabajo en sus hogares de manera no-asalariada, y por tanto no remunerada.”

El desarraigo es otra consecuencia perjudicial: Shokida afirma que casi un 20% de las trabajadoras han migrado de provincia y casi un 10% proviene de un país limítrofe.

Si bien el “servicio doméstico” asalariado ocupa el quinto lugar dentro de las actividades más productivas del mercado, paradójicamente es el rubro con salario más bajo: el salario bruto de la categoría más alta del convenio laboral es de $21.039,50 sin cama adentro o $23.435,50 con cama adentro. También es el rubro más informal de todo el mercado, asegura el informe.

En San Martín de los Andes vemos esta flexibilización en dos sectores altamente precarizados: por un lado conocemos a trabajadoras del sector hotelero y gastronómico que están registradas sólo por la mitad de las horas trabajadas (en el mejor de los casos), algo que les representa menos aportes para su jubilación y falta de cobertura de su seguro laboral en caso de accidente.

Por otro lado, en nuestra localidad, la red de Cuidadoras Domiciliarias viene luchando por una legislación actual, que reconozca sus derechos y que permita mayor capacitación para ejercer su labor. También necesitan un salario acorde a sus responsabilidades. A este último sector se suman cientos de mujeres que se dedican al cuidado de niñas y niños jornadas completas o trabajando por hora sin estar registradas.

El día del trabajo doméstico fue elegido en 1983, durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, para mostrar algo que todavía cuesta identificar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here