Matías Lavandeyra es docente de primaria en la Escuela 274, donde coordina un cuarto grado. Durante estas semanas de aislamiento viene siendo parte de las numerosas acciones que la comunidad educativa está llevando adelante para acompañar a las familias en estos tiempos difíciles en donde las necesidades se hacen carne y las respuestas de los funcionarios no aparecen.

“Los y las docentes somos parte del aparato estatal y somos ese nexo con las familias que en momentos como estos no pueden faltar, en donde valoramos tanto el vínculo pedagógico como el vínculo humano. La tarea es una gran excusa para tocar la puerta y que las familias te dejen ingresar (virtualmente) a sus casas, que sepan que estamos, que cuentan con nosotros y nosotras para lo que necesiten”, explicó el docente.

“En ese contacto vamos viendo cuáles son las necesidades de las familias y las vamos intentando acompañar: nos venimos organizando entre las comunidades educativas armando colectas para ayudar a las familias que más lo necesitan”.

“El derecho a la alimentación se está vulnerando, y el Estado provincial se ha abandonado a las familias. Los módulos alimentarios que se tramitan desde Educación se entregan solo a las escuelas que tenían comedores escolares, pero ni los jardines ni las secundarias, ni muchas escuelas primarias, tienen comedores, por lo que ninguna de ella ha entregado bolsones de comida a sus estudiantes, aunque muchos y muchas lo necesitan. Y, en el caso de las escuelas en donde sí se entregan, se llevan una sola vez por mes, con suerte, y son módulos flacos, que se acaban rápido”.

“Algunas familias han logrado acceder a una ayuda de Desarrollo Social, pero muchas otras no. El Estado provincial no ha pagado partidas, no ha tenido desembolsos para las entregas. La asistencia solidaria y voluntaria suma, pero es complejo si no se cuenta con la ayuda estatal”.

“Y también se está vulnerando el derecho a la Educación. Son más de 500 los cargos que están sin asignar en Neuquén: eso son chicos y chicas que están sin un docente que los acompañe. Desde los consejeros escolares hemos hecho una demanda judicial al gobierno provincial, en donde se nos reconoció que era cierto que se estaba vulnerando este derecho, pero igual se le permitió a la provincia no cumplirlo durante la pandemia. Y también está el tema de la conectividad, a la que muchos estudiantes y docentes no acceden y hoy resulta indispensable.»

“Por todo esto vamos a estar llevando adelante un “Apagón virtual educativo” durante jueves y viernes, en donde convocamos a las familias a que se sumen, para manifestarnos en contra de la desidia que este Estado provincial ha mostrado en Educación no solo respecto a recursos económicos, sino también pedagógicos”, finalizó Matías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here