Musicos artistas de nuestra localidad se vieron indignados y denunciaron en redes sociales, que no los dejaron tocar su musica en una de las esquinas más conocidas por el arte SanMartinense. Se trata de la esquina de Belgrano y Av. San Martin donde la empleada de un local comercial prácticamente nuevo, encaró a los músicos y les prohibió que utilizarán la vereda para expresar su arte, por ende tambien su trabajo.

Las calles de San martín tienen ese no se qué, que se lo dá los artesanos y artistas que utilizan las veredas publicas para trabajar y expresar su arte a los miles de turistas que visitan nuestra ciudad. En este caso no es la primera vez que los vecinos musicos tocan su musica en esta u otras esquinas de la ciudad, lo que si es la primera vez que los sacan sin ningun tipo de reglamentacion, ni justificacion.

Los jovenes José Bravo y Lucas Gomez compartieron su descontento en Redes Sociales, donde rapidamente se viralizo y recibieron apoyo de vecinos y vecinas.

José Bravo expresó: «No suelo hacer este tipo de publicaciones, pero ayer a la noche con mi amigo, Lucas Gómez, pasamos una horrible situación como «artistas callejeros», y siento la necesidad de hacerlo público para evitar futuras injusticias:
Anoche, alrededor de las 20.30, con mi amigo fuimos como hacemos siempre y hace años a la esquina del reloj digital en Av. San Martín y Belgrano, y mientras estábamos bajando nuestros equipos del auto, una empleada del local nuevo donde está el reloj, salió a decirnos que no podíamos tocar ahí.

Nos dijo que molestaba, que le tapábamos la vidriera, y que el volumen no los dejaba hablar con los clientes. De buena manera les propuse acomodarnos de alguna forma en la que su vidriera pueda estar lo más expuesta posible, poner un volumen en el que todos podamos trabajar en condiciones, y la única respuesta siempre fue un rotundo, constante, y caprichoso «no, no pueden tocar acá». Al notar que no iba a haber forma de negociar, les expliqué que la esquina estaba habilitada para actividades culturales, que se paga un permiso para usarlas, que hay una linea asignada en el espacio para los artistas, y que lo que estaban haciendo les podía traer problemas con cultura. Irrespetuosamente, la chica nos respondió que «no podìamos tocar en el lugar, que vayamos a otra esquina».

Yo ya había decidido irme y charlar el tema en las oficinas de cultura, pero mi amigo al ver la falta de respeto de la empleada, insistió en que íbamos a tocar igual porque era nuestro trabajajo y teníamos todo en regla para hacerlo. Salió otra empleada más y el dueño del negocio a discutir y seguir insistiendo en que nos vayamos, o sino iban a llamar a la policía, que por casualidad justo iban pasando, y mi amigo les dijo «ahí están, llamalos y hablemos», pero de repente la empleada cambió de parecer y respondió «ni la policía ni cultura pueden pasar por encima de nosotros». Al ver que no tenían forma de sacarnos, la impresentable agarró nuestros equipos y se les llevó. La seguí, los recuperé, le dije que eran unos desubicados, recordándoles que lo que estaban haciendo estaba mal y en contra de las ordenanzas vigentes con respecto a la actividad cultural en las calles, pero sus respuestas en todo momento fueron agresiones, como por ejemplo: «calmate, te hace falta una seca, flaco», (cuando supuestamente los «hippies» somos nosotros).
Nosotros somos de San Martín, y anoche nos negaron el derecho de hacer lo que hacemos hace años en las calles de nuestro pueblo. En los años que llevo tocando en la calle, en la mayoría de los lugares donde nos presentamos, los mismos empleados de los locales nos dicen que, no solo les alegramos sus horas de trabajo, sino que también les atraemos más clientes, la gente ve aún más sus vidrieras, y terminamos ganando todos, pero parece que al impresentable del dueño de este negocio lo que le molesta es otra cosa.

Ni la federal que está ahí a la vuelta, o la misma policía que siempre pasa en auto o caminando por al lado de nosotros nunca nos dice nada. Hasta ellos nos agradecen y nos colaboran en la gorra por lo que hacemos; y de la nada ahora viene este tipo, que parece que ni siquiera es de San Martín, y nos hace pasar por estas situaciones».

https://www.facebook.com/100002804708612/posts/4006185669484884/?app=fbl

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here