Con una planta en la que trabajan 35 personas, el Servicio Inteligente de Recolección de Residuos Vecinales (SIRVe), separa y comercializa los residuos recuperables que la comunidad sanmartinense clasifica en cada casa. En diálogo con El Tábano Digital, Chantal Edelberg, subsecretaria a cargo de programa GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), explicó cómo está funcionando el SIRVe en tiempos de pandemia y cuáles son los objetivos futuros que se buscan conseguir.

“El centro Ambiental SIRVe vino trabajando normalmente, tomando los recaudos necesarios y con reducción necesaria del personal a fin de garantizar el aislamiento social. El personal se traslada en un colectivo Municipal, respetando el distanciamiento dentro del mismo”, explicó la bióloga. En la planta trabajan 35 personas en total: 1 jefe de planta, 22 operarios, 2 coordinadoras de GIRSU, 4 serenos, 1 persona de limpieza, 2 choferes y 3 ayudantes para la recolección diferenciada. Aquí se puede ver cómo viene siendo el trabajo en estos tiempos.

Parte del equipo de la planta, en febrero, previo a la cuarentena.

Respecto a las cantidades de recuperación, mirar los números con perspectiva histórica ayuda a ver el crecimiento que tuvo el programa con los años: las toneladas de residuos que se recuperan en la planta SIRVe pasaron de ser unas 150 en 2015, a constituir más de 620 en 2019. Solo en mayo de este año (y en cuarentena) se lograron recuperar más de 25 toneladas de residuos.

Para que la recuperación ocurra, los residuos deben ser dispuestos por cada vecine en los puntos verdes del SIRVe, ubicados en distintos lugares del ejido municipal: “un gran porcentaje de la población realiza una buena tarea y tira los residuos limpios y secos, pero muchas veces lamentablemente nos encontramos que ciertas personas, por desconocimiento o por falta de compromiso con la comunidad y el ambiente, colocan residuos de tipo húmedo, como restos orgánicos, y muchas veces basura común. Eso dificulta el trabajo, tanto en la recolección diferenciada que se realiza en estos puntos verdes, como en el trabajo de los operarios en la planta. Es muy importante que el vecino de San Martín comprenda que en la planta se trabaja manualmente con cada residuo que llega para ser recuperado, y exponemos la salud y la seguridad de nuestro personal si los materiales vienen contaminados con basura común”, señaló Chantal.

Lo que sí:

A continuación, recordamos cuáles son los materiales que se reciclan y deben disponerse en los PUNTOS VERDES DEL SIRVe, limpios y secos:

✅ cartón

✅ papel limpio e impreso como revistas / hojas de impresora

✅ tetra pack

✅ botellas de vidrio y envases

✅ plásticos

✅ latas de aluminio

✅ latas de hojalata

✅ nylon transparente

👉Todo limpio y seco!  

Aquí más recomendaciones sobra qué tirar y cómo tirarlo.

Qué se hace con cada material:

Cuando ingresan a la Planta SIRVe, los residuos se separan y clasifican según su material (aquí una recorrida por la planta). Luego, son enfardados y acopiados para su posterior intercambio, a través de convenios establecidos con diferentes empresas, por elementos de mobiliario urbano elaborado con material reciclado, insumos informáticos y/o cualquier otro material, equipos, vehículos o equipamientos para el funcionamiento del Centro Ambiental.

Los materiales recuperados tienen distintos destinos: el cartón papel y tetrapack quedan en la localidad vecina de Junín de los Andes en una empresa local para hacer celulosa inyectable. Ellos además nos van a enviar propuestas innovadoras que estamos esperando, ya llevamos a cabo reuniones y ahora nos van a elaborar propuestas.

En cuanto a los plásticos, aluminio, hojalata y nylon transparente, el MSMA tiene un convenio con una empresa de Rio Negro que retira los materiales y realizamos la comercialización o intercambio.

El vidrio a la fecha se transporta a la localidad de Mendoza.

Con las tapitas plásticas acompañamos al Club de Leones de SMA ,que viene llevando a cabo campañas de recuperación para el Hospital Garraham, para lo cual el Municipio construyó el primer Corazón Solidario, el primero de muchos, colocado en la Plaza San Martín para que cada vecino se acerque y deje personalmente en el corazón todas aquellas tapitas que ha separado.

Lo que no:

En la Planta SIRVe NO se recicla durlock, restos de obra, colchones, escombros, mobiliario de metal, ni aberturas metálicas. Para este tipo de materiales hay sitios habilitados para su acopio transitorio:

*A Guardas Ambientales, abierto de lunes a sábado, de 8 a 13 horas, (teléfono 425911) se puede llevar chatarra, metal, y línea blanca.

*A la cantera de Gatica, abierto al público, sin costo, en el horario de lunes a viernes de 8:30 am a 17 horas, y los días sábados de 8:30 a 13 horas, se pueden llevar los residuos voluminosos, como restos de poda, escombros, vidrios planos, hojas y césped. La cantera de Gatica (“ex Bourgnignou”), se ubica sobre la ruta 40 en la entrada a Chacra 30 de arriba (frente a ex relleno sanitario Werefkin). Allí se encontrarán volquetes para facilitar la disposición de los residuos mencionados. Está prohibido disponer residuos domiciliarios (basura con restos de comida o de higiene personal).

El futuro:

Las perspectivas futuras del SIRVe son varias: “Queremos mejorar los porcentajes de recuperación de los materiales reciclables inorgánicos secos. Vamos a realizar campañas de conscientización en establecimientos educativos y a nivel barrial, que ahora, en el marco de la pandemia, se vienen haciendo con charlas y capacitaciones por medio de comunicados oficiales y, próximamente, en la plataforma online Universitaria de la Universidad del Comahue”, indicó Chantal.

“También buscamos realizar mayor separación en origen de los residuos recuperables reciclables, mayor clasificación, empezando en espacios públicos. Y hay algunas cuestiones a realizar que son comunes para todo el mundo: ir reduciendo progresivamente el uso de los residuos plásticos; buscar nuevas tecnologías junto a las empresas ambientalmente responsables a fin de dar respuesta a aquellos materiales que hoy no tienen un uso y deben ser descartados”.

Las acciones a tomar en cuanto a la basura son varias: “Es importante empezar a comprender y comprometernos como comunidad con la Regla de las “5R” que significa: REDUCIR, RECHAZAR, RECICLAR, REPARAR y REUTILIZAR. El objetivo es lograr una economía circular sustentable, que lo que generemos como consumidores podamos transformarlo en un recurso, y que solo un pequeño porcentaje de nuestros residuos diarios sean basura”, explicó la bióloga.

“En tiempos de cuarentena, son cada vez más los hogares que practican el compostaje para reducir a la mitad los residuos domiciliarios, y elaborar una tierra fértil (“abono compuesto”) con los restos orgánicos de nuestras cocinas y del jardín. Esto no solo para promueve un ambiente más sano, sino que también genera un abono para las huertas domiciliarias. Se trata de una oportunidad que va más allá de lo lúdico, donde se pone de manifiesto la importancia de una economía sustentable circular, donde se tiene la oportunidad de cultivar nuestras propias frutas y verduras, con calidad y con ahorro económico”.

El Servicio Inteligente de Recolección de Residuos Vecinales (SIRVe), se enmarca en el Programa Municipal de GIRSU, el cual depende de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos. Tiene su planta propia, el Centro Ambiental SIRVe, ubicada en Cordones de Chapelco.

El programa contempla todas las acciones comprendidas desde la generación,
disposición inicial, recolección diferenciada de residuos recuperables y los tratamientos correspondientes hasta su valorización: separación, clasificación y comercialización o intercambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here