Por: Patricio Pérez

Sin lugar a dudas todos los 24 de marzo, se activa instantáneamente la memoria colectiva de nuestro Pueblo. Ese día, ella, la Memoria con mayúsculas, sabe que tiene el lugar central. Sin embargo, el paso del tiempo, fue desentrañando esa Memoria del Pueblo, haciéndola diaria, cotidiana, presente y rebelde. En San Martín de los Andes, el 16 de abril, se ha resignificado, gracias al trabajo de muchas compañeras y compañeros que mantienen en alto esa bandera tan importante. Es que el 16 de abril de 1977, a poco más de un año de iniciada la cruenta y genocida dictadura Cívico Militar que asoló nuestro país hasta el año 1983, desaparecía en la Ciudad de La Plata Rodolfo Mario “Fito” Teberna.

¿Quién fue “Fito” Teberna?

“Fito” fue sobre todo un soñador y, como todo soñador de esa generación masacrada, un revolucionario. Una persona que encontró en el trabajo colectivo y solidario, el horizonte de lucha por un país (¿Por qué no un mundo?) más justo e igualitario.
Rodolfo Mario “Fito” Teberna, nació el 21 de enero de 1947 en un San Martín de los Andes muy distinto al que conocemos actualmente. Menos de 3.000 habitantes, menos asfalto, menos comercios y el hermoso entorno natural en un estado más virgen.

Un niño como cualquiera, un niño excepcional.

Como lo hacen muchos niños hoy en día, “Fito” hizo la primaria en la Escuela N°5 y la secundaria en lo que es hoy el C.P.E.M. N°13. La pasión por la lectura, las charlas principalmente con su madre y el ambiente político local que llamaba la atención de “Fito”, forjaron su espíritu mediador, intelectual y de gran oratoria, que de ninguna manera opacó su predisposición al trabajo físico. Ambas fueron herramientas fundamentales para su militancia.
Ese ideal de lucha de clases, cambios y justicia social, lo encontró tempranamente en las filas del Peronismo.

Haciendo camino.
La sangre militante que recorría su cuerpo era la que no podía permitir que la desigualdad reinante continuara como si nada. Es así que “Fito” fue haciendo su camino, participó en cuanto espacio de discusión política le fue posible. Participó de las huelgas de “El Choconazo”; integró la Línea Estudiantil; y militó activamente en el Peronismo de Base. Participaba de todas las manifestaciones y marchas. La conciencia política y social de “Fito” crecía y su participación era cada vez más valiosa dentro de su organización. Era capaz de participar de discusiones sobre la construcción del poder y las fuerzas del y desde el pueblo, hasta meterse de lleno en el trabajo barrial con soluciones concretas para las y los vecinos.


Su compañera.
En 1971 conoció a Serena Gutierrez, su compañera hasta el día que desapareció. Con ella tuvieron a María Eva, llamada así en Homenaje a Evita, y a Martín, nombre con el que llamaban a Fito en Montoneros, agrupación que debió organizar con la disolución del Peronismo de Base.
Siempre humildes y sencillos, pero inclaudicables en su convicción de la posibilidad y necesidad de un país más justo, “Fito” y Serena, junto a María Eva fueron trasladados a Mar del Plata. “Fito” era un referente en la organización y su estadía en Neuquén se volvió muy peligrosa. Para ese año, 1975, el país estaba muy convulsionado y la persecución de la Triple A a compañeros de la organización obligó a la familia a reiteradas mudanzas, terminando en febrero de 1976 con una mudanza a la ciudad de la Plata, dónde continuó desde la clandestinidad haciendo su aporte por ver concreto el sueño de toda esa generación.


Últimos días.
El 24 de marzo de 1976 el gobierno de facto encabezado por Jorge Rafael Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti instaura la más brutal dictadura que haya asolado nuestro país. Con los cómplices civiles de ayer, de hoy y de siempre, instalaron la violación sistemática de todos los derechos a través de las fuerzas represivas del estado y los grupos de tareas. El clima se oscureció, con desaparición, tortura y asesinato. “Fito” y sus compañeros y compañeras eran víctimas directas de las acciones permanentes del gobierno de facto.
Entre tanta crueldad, tanto plomo y tanta sangre, en diciembre de 1976, nació Martín, segundo hijo de Serena y “Fito”. Sin lugar a dudas, la llegada del pequeño, fue para “Fito” una de las últimas grandes alegrías, ya que el 16 de abril de 1977, cuatro meses después del nacimiento, “Fito” no regresó a su casa. Al otro día tampoco fue a la cita pautada con los compañeros, lo que confirmó su desaparición.
Como la historia de tantos otros y otras jóvenes de su generación, nadie supo más de él.

El Sur recuerda
En el año 2007 la Memoria, con Mayúsculas, volvió a aflorar en San Martín de los Andes. “Fito” resurgió. En enero de ese año hubiese cumplido 60 años, justo el doble de la edad que tenía cuando la dictadura quiso borrar su vida. Pero una vida no se borra, una dictadura no se olvida y a un amigo y un compañero, como lo fue “Fito” se lo honra. El “Petiso” Rodríguez destapó la olla y se sancionó por Ordenanza Municipal nombrar “Plazoleta Rodolfo Mario “Fito” Teberna” al Espacio Verde ubicado en Coronel Díaz y General Roca.
¿Cómo no va a existir en nuestra ciudad un Homenaje tan merecido? ¿Cómo no vamos a reivindicar los sueños, los actos, los ideales y las acciones de “Fito” si “sólo” quería un país más justo?
Esa olla se destapó y el sur recuerda. La Ciudad de “Fito” lo recuerda y levanta sus banderas. La Comisión por la Memoria tomó la posta y en el año 2012, luego de declararlo de Interés Municipal, se colocaron una gran cantidad de cerámicos conmemorativos, donados por Fa.Sin.Pat (Ex-Zanon), con la imagen de “Fito”, su fecha de nacimiento y de su desaparición. Los cerámicos fueron colocados en Jardines, Escuelas Primarias, Secundarias, Rurales, en el Instituto de Formación Docente N°3, en el Asentamiento Universitario, en nuestra querida Radio F.M. Pocahullo, en la Municipalidad, en el Concejo Deliberante, en el Registro Civil, entre otras dependencias estatales.


La Memoria se activó, removió en las entrañas del pueblo de montaña y sacó, para mantener a la luz, una historia que sacude a los poderosos y conmueve a quienes trabajamos día a día para ver hecho realidad el sueño de “Fito” y los 30.000.
Aunque hoy en día, la “Plazoleta Rodolfo Mario “Fito” Teberna” se encuentra en total abandono por parte del Gobierno Municipal, todos los 16 de abril, volveremos a gritar “FITO TEBERNA ¡PRESENTE! ¡AHORA Y SIEMPRE!”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here