Con subsidios nacionales y provinciales no garantizados para los próximos meses, el servicio de transporte cuelga nuevamente de un hilo que ya de por sí está muy flojo: con frecuencias recortadas y medidas de distanciamiento, les vecines esperan horas en las paradas, con colectivos que, cuando pasan, pasan llenos. En este escenario, el Ejecutivo municipal no convoca, desde enero, a la comisión que debería gestionar lo necesario para que moverse en San Martín de los Andes fuera una realidad y no una odisea titánica.

El pasado jueves el Concejo Deliberante aprobó la entrega de un subsidio de 1 millón y medio de pesos proveniente de Provincia para cubrir parte de los gastos del servicio de transporte.

Los subsidios nacionales se habían cortado durante el macrismo y, con el inicio del gobierno de Alberto Fernández se estableció un esquema de un subsidio excepcionales por 4 meses, hasta el 30 de abril, con el objetivo de no tocar la tarifa y que, cuando se cumpliera ese plazo, se haría una revisión integral, pero al estar en pandemia no la hubo.

El convenio de enero del Ministerio de Transporte de Nación implicaba que el gobierno nacional pusiera $1.700.000 como subsidio mensual por cuatro meses, y que Provincia pusiera $1.500.000. Esos acuerdos culminaron en abril. Nación todavía no volvió a facilitar subsidios, aunque desde la municipalidad se dijo que estaban gestionando uno; y se consiguió que desde Provincia se extendiera el subsidio provincial por dos meses más (mayo y junio). Por ahora no hay nuevas garantías de subsidios para los próximos meses: esto deja, una vez más, al servicio de transporte en una situación delicada.

“Hay un desfasaje entre los subsidios que recibimos y la ecuación económica de la empresa. Aunque, la verdad es que no tenemos conocimiento de cuáles son los números reales”, explicó Santiago Fernández, concejal del Frente de Todxs. “Se había formado una comisión en enero para tratar este tema, conformada por el Ejecutivo, con un concejal por bloque y la Defensoría del Pueblo; ahí íbamos a poder acceder a los números, ya habíamos conseguido una contadora que nos iba a ayudar a ordenar la situación. Pero sobrevino la pandemia y colgaron los botines”.

“No es una comisión formal, sino que su origen es una decisión política del Ejecutivo de sentarse con el Concejo y con la Defensoría a trabajar sistemática y metódicamente en materia de transporte. La idea era tratar no solo el desfasaje del boleto y la ecuación económica que no le cierra a la empresa, sino también la finalización del contrato del año que viene. No es una comisión obligatoria sino una mesa de diálogo. La autoridad de aplicación del sistema de transporte es el Ejecutivo, por eso es necesario que la convoque la municipalidad, sino no tiene sentido”, aclaró el concejal.

”Lo que le planteamos a Sánchez (Secretario de Gobierno) es que convoque a la comisón para esta semana. Nos tenemos que poner ya con el tema porque nos va a explotar en la cara. La necesidad del transporte es muy distinta a la que está atendiendo el gobierno municipal. Los subsidios no alcanzan a cubrir la ecuación de la empresa, que está recortando el servicio. Es una situación muy crítica.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here