Por Virginia Funes

¿Cómo empezó el debate en relación a la Banca en el Congreso?

El diputado Darío Martínez es designado para un cargo ejecutivo, como Secretario de Energía de la Nación. Asunción Miras Trabalón (siguiente en la Fórmula de Diputadxs), presenta una nota para que se le tome juramento como Diputada Nacional. Sin embargo, el 1° Suplente (Guillermo Carnagui) aspira a ocupar el mismo puesto, y esto generó una serie de tensiones y cruces en relación a la Ley de Paridad dentro del Frente de Todxs.

Nos encontramos con argumentos que ponen en cuestión el sentido real de esta Ley, otros que se aferran a la literalidad de la letra, y vemos con entusiasmo la manifestación de apoyo de diferentes corrientes de Mujeres hacia la candidatura de Asunción como parte de una Lucha Histórica de los Derechos Políticos de las Mujeres.

No es menor el dato que el 62% de las bancas de la Cámara de Diputadxs este ocupada por Varones y el 38% por Mujeres. Y en este sentido nos preguntamos ¿Podemos hablar de paridad mientras sigamos siendo minoría las Mujeres?

Diferentes interpelaciones al contexto político judicial se cruzan. La Jueza Servini de Crubría no hizo lugar al amparo y la medida cautelar solicitada por la diputada electa, dejando en evidencia una vez más la falta de perspectiva de género en la justicia, con resoluciones machistas que siguen dejando en desventaja a las mujeres. Frente a este escenario se presentó la apelación a la Cámara electoral.

Observamos como la balanza sigue inclinada a favor de los varones, y quienes se aferran a la literalidad de la Ley (varón por varón) son cómplices de sostener la inequidad y desigualdad que sostiene la brecha entre hombres, mujeres y disidencias en diferentes contextos.

A pesar de ello una vez más queda demostrado que el feminismo se basa en las redes y alianzas que somos capaces de construir y sostener. Desde distintos espacios vinculados a la política, la educación, la salud, el arte, los sindicatos, colectivas de Mujeres, profesionales, amas de casas, brindaron su apoyo a la Diputada, convencidas de la legitimidad para ocupar la banca en el congreso, y esto pone en evidencia una vez más una lucha colectiva y sorora, propia de nosotras.

Como es muy común en esta lucha contra el patriarcado debemos enfrentar discursos machistas que subestiman nuestras reivindicaciones, que nos mandan a hacer silencio, que juzgan la capacidad de la compañera, que nos quieren decir cuando y como intervenir en la tensiones políticas, que confunden con argumentos vinculados a la vida privada de Asunción Miras Trabalón, que descreen de nuestros argumentos.

Nosotras no tenemos miedo a debatir el sentido de la Ley, a militar la modificación de la Ley para que esto no se repita, a luchar por una paridad Real, porque mientras esa paridad sea ficticia, la palabra “paridad” estará vacía de sentido. La ley de paridad de género no puede ser utilizada para sostener los privilegios de los varones, sino para reconocer los derechos de las Mujeres. Como dijo la compañera Teresa Parodi “reparar la desigualdad histórica que han padecido mujeres y diversidades en la vida política argentina es estricta justicia, y es además un paso adelante para que la paridad sea real”. Porque si llega una llegamos todas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here