Luego del brutal desalojo en Guernica el 29 de octubre, nada más se supo de cómo siguió la vida de las 1400 familias que allí se encontraban. La gremial de abogadas y abogados de Argentina fue una de las organizaciones que acompañó a esas familias. Laura Tafettani, integrante de la gremial, afirma que «Dentro del sistema capitalista no hay justicia ni igualdad».

En entrevista con la Fm che comunitaria, Laura tafettani hizo un repaso sobre la mesa de diálogo que habían establecido el estado provincial, los estados municipales y las familias sin vivienda. Al mismo tiempo que afirmó que «Quienes ejercen el verdadero poder, en la provincia de Buenos Aires, son los municipios que definen las elecciones. No sólo las elecciones del gobierno de la provincia de Bs.As, sino también las nacionales por la magnitud que tiene la población del conurbano bonaerense. Dicho por la propia intendenta de Guernica, en la primera reunión que tuvimos por esto <<Yo saqué unos fiscales y puse los míos>>. Automáticamente el razonamiento que hago es que el empleado que provocó esta situación es empelado de la intendenta (Blanca Canteros) y no del poder judicial».

Por otro lado Taffetani puntualizó en que la unidad de los intendentes que apoyaron a Blanca Canteros pesó mas que la provincia de buenos aires, dándole una salida al conflicto mediante la violencia y el código penal. Al mismo tiempo que afirmó que Guernica era un símbolo de lucha y dignidad.

«Mas allá de los matices de los funcionarios, está claro que Argentina adopta un modelo económico desigual y que se suma a lo grave que está sucediendo que es un pensamiento dentro de la sociedad en donde el pobre no tiene lugar en este mundo».

En relación al desenlace que tuvo la ocupación en Guernica, la abogada puntualizó «El aprendizaje de Guernica es que la dignidad todavía puede ser luchada y la segunda es que hace falta mucho trabajo en las organizaciones y en la sociedad que nos permita una salida a nuestros pueblos».

La gremial de abogadas y abogados es una de las organizaciones que también asumió la defensa de la comunidad Lafken Winkul Mapu. En relación a eso, Taffetani analizó el comunicado emitido por el obispado de San Isidro e insistió en que los conflictos por tierras «Son conflictos que siempre están, que se resuelven en otros espacios y no con el código penal, nos dirimimos qué país queremos ser. Nosotros no podemos ignorar el componente que hay de pueblos originarios en nuestro país y eso siempre se ignoró en Argentina, en esa visión europeizante que siempre se tuvo, el no reconocimiento real de nuestra composición».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here