Por: F- naut

La flor que contemplo,

tu rostro y el mío

                  en el espejo,

las montañas

                  y la luna,

             que es un hielo,

ya no se si están

adentro o afuera,

y se van modificando

apenas

momificando

apenas

 

todo, como una expansión,

toma otro tinte

y se derrite un poco

se desgasta

 

ya no se salta por saltar,

ni se gira por girar,

mucho menos, se columpia

                           el cuerpo

los juguetes

la tierra

no interpelan tanto

como ayer,

y no tienen

nada y lo tienen todo

de esta flor,

que contemplo

                    y veo,

como una abeja

embadurna sus patitas

de oro polen,

y todo lo que creo saber

de polinización,

interfiere el paisaje

y así, la experiencia, se vive

como un collage

de otras experiencias,

que salen al salto

en ese mismo momento

de experimentar,

 

dejando sin escapatoria

                             a la espiral

transformándola

                          en una rueda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here