La peste de los ricos, que causa consecuencia en el día a día de los que menos tienen, tapa otros problemas sanitarios y calla reclamos sociales, dejando a la vista la miseria del ser humano.

Se conoce como efecto derrame, efecto goteo o teoría del derrame a la teoría económica neoliberal o neoclásica, que postula en que los países con mayor éxito económico son aquellos donde hay pocas regulaciones, en los cuales para que la clase media de estos países haya progresado tuvo que existir una libertad de mercado que produjo tanta inversión y riqueza, que esta se «derrama» de los estratos más ricos a los más pobres, beneficiando a estos últimos.

A la epidemia masiva que se produjo con el Covid-19 la podemos denominar como la Pandemia del derrame, porque parece cumplir con la misma teoría económica. La alta sociedad contagiando la peste a los más limitados económicamente hablando.

En épocas de aislamiento obligatorio preventivo, con cierre de fronteras y pedidos de repatriación nos perdimos de los temas que ya no son agenda en los medios hegemónicos. La pandemia del derrame enterró en las portadas los casos de dengue, las muertes por desnutrición y por femicidios, calló las movilizaciones, el pedido por el aborto legal, seguro y gratuito; y demás reclamos de una sociedad golpeada que arrastra cuatro años de abandono. Cuatro años en donde la desigualdad fue moneda corriente y hoy con el Coronavirus se hace notorio una vez más. La pandemia del derrame volvió a poner a la luz el individualismo de aquellos que nada le importa, desobedeciendo el ya famoso “quédate en casa». La desigualdad fue tapada por el temor al contagio de una enfermedad de exportación.

En el país ya son 690 los casos confirmados y 17 muertos.

En la Argentina el primer caso confirmado de Covid-19 fue el 5 de marzo, cuando un hombre de 43 años, que estuvo de viaje por el norte de Italia, ingresó a una clínica privada porteña con un cuadro febril y sintomatología respiratoria. En menos de 24 horas fueron confirmados 6 casos en la Ciudad de Buenos Aires, la Provincia de Buenos Aires y Córdoba; todos con origen de contagio en Italia. Hasta que el 7 de este mes, un hombre de 64 años falleció en el Hospital Argerich, antes había estado recorriendo Francia y retornó al país con los síntomas. Desde que llegó el Coronavirus al país, en vuelos internacionales, ya son 690 casos confirmados y 17 muertos.

¿Esta pandemia es la única causa de mortalidad en la Argentina por estos días?    

No, en el norte de nuestro país las comunidades Wichi ya sufrieron el deceso por desnutrición de 16 niños y niñas. En esta semana murieron 2 hermanos una niña de 5 años, un nene de 1 año y 3 meses. Todos son de las comunidades Wichi de Santa Victoria, en el Chaco salteño.

Está semana murieron 2 hermanitos en el Chaco Salteño.

El dengue es otra enfermedad que perdió notoriedad ente el célebre Covid-19, originada en China y popularizada en Europa. Actualmente existen alrededor de 40 millones de casos de dengue en Latinoamérica y en la Argentina hay más de 4000. Solamente en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, ya hay más de 1200 casos confirmados en el mes de marzo, aumentando en un 82% la tasa de afectados. Los más perjudicados por la transmisión del mosquito son de clases media baja.

La tasa de infectados por dengue creció un 82% solamente en CABA.

El aislamiento obligatorio también escondió la violencia de género. En lo que va 2020 se registraron 64 femicidios en todo el país. A comienzos de mes 5 mujeres fueron asesinas y en plena cuarentena por el Coranavirus se sumó la muerte de una mujer de 53 años, asesinada por su ex pareja en Bahía Blanca. Un día antes una joven de 19 años fue baleada en la cara por su novio y hoy lucha por su vida en el Hospital Penna.

En la cuarentena se sumó la muerte de una mujer en Bahía Blanca.

En medio de la pandemia del derrame ya hay más de 500 casos denunciados por violencia de género, aumentando más de un 30% durante la cuarentena.

La pandemia for export llegó no sola para contagiar y traer muerte, también escondió otros problemas que tenemos como país y que todavía no son resueltos. Además dejó al descubierto las miserias del ser humano, la pelea por la primicia y la poca solidaridad con aquellos que menos tienen.

Al igual que el efecto derrame en economía, hoy en salud esa teoría se está cumpliendo y es por eso que el pedido de “quédate en casa” es tan importante para evitar el contagio, pero también está aquel que el aislamiento le produce la urgencia de salir a buscar algo para satisfacer el estómago y no puede quedarse en casa esperando que el Estado le tire un salvavidas.

Por Carlos Salazar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here