Por Mapu Arias Herrera

El trueque es la vieja confiable. Tenemos antecedentes del trueque no solamente antes que existiera el dinero y el comercio, sino también en la  época del 2001 cuando se derrumbo la economía argentina y miles de personas quedaron sin trabajo. Se trocó por aquel entonces, quien tenía un poco de pan cambiaba por algo de leche o ropa  o muebles por comida y así se tejió la solidaridad entre el pueblo.

En este año de coronavirus, llevamos 37 días de confinamiento o aislamiento social obligatorio, lo que ha provocado la suspensión de actividades laborales, muchas de ellas trabajos informales.  Pero ojo, sobrevivió el trueque, en las redes sociales, especialmente Facebook vimos un grupo que tiene 6000 miembros, todos y todas vecinos y vecinas de San Martin de los Andes, que intercambian Volvemos a esa no opción que hubo en el 2001, cuando no queda otra, intercambiamos lo que tenemos por lo que nos falta.

Es realmente admirable como la sociedad busca una salida al capitalismo, ese papel pintado que compra cosas, otro mundo es posible, será con trueque?

Quién sabe. Lo que sabemos es que el trueque ha estado ahí, escondido y callado por ahí para parte de la sociedad, la que al menos come todos los días del mes, donde  generalmente sale en épocas de crisis, incluso en  barrios muy humildes de la capital argentina, en la esencia del pueblo y en los pueblos originarios el trueque nunca se esconde, por que la  crisis vive constantemente y esa es la forma para llevar el día a día.

El Trueque y la soberanía alimentaria

El trueque como modalidad de economía solidaria, también es un disparador para la producción propia de alimentos o productos. Lo cual hace a lo que es parte de la Soberanía Alimentaria, en muchos pueblos originarios o comunidades, el trueque sirve como forma de resistencia, incluso para la seguridad y protección de la soberanía alimentaria actualmente.

En San Martin de los Andes funciona “La Feria de Intercambio de semillas “organizada por la Red Jarilla de plantas saludables en conjunto con el Parque Nacional Lanin, INTA y algunas organizaciones, también a nivel regional.

Donde el principal objetivo es el intercambio, de saberes, plantas semillas o productos naturales, aquí la importancia del cuidado y preservación de nuestras especies nativas y semillas orgánicas o sin intervención química. Un claro ejemplo de la lucha por la soberanía alimentaria y las redes de economía solidaria.

En fin, saludo a los grupos del truque en redes sociales, en tiempos de pandemia, al pueblo Mapuche y a las Ferias de intercambio de semillas y plantines en tiempos sanos, por más redes de solidaridad entre los pueblos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here