Por Mapu Arias Herrera

Sobre las convocatorias a las marchas anti todo, la comparación de cuidados preventivos y sumisión o cuarentena sanitaria y opresión y el riesgo sanitario al que exponen a todo el pueblo.

Hace exactamente cuatro días “vecinos y vecinas” autoconvocados realizaron una marcha por el centro de la ciudad con un nombre muy particular como “libertad o sumision”. Nombre que pone en evidencia la clara postura de ciertos sectores de nuestra ciudad, no ante la propagación de un virus solamente si no, ante las decisiones sanitarias propuestas por el gobierno nacional presidido por Alberto Fernández para prevenir los contagios del virus y la saturación en el sistema público sanitario.

Ya el 17 de agosto del 2020, hace un mes, sin tapabocas y sin respetar el distanciamiento obligatorio, se habían manifestado los mismos sectores en la plaza San Martin de nuestra ciudad, en contra de la cuarentena y la reforma judicial prevista por el Presidente.

Estas marchas responden  al discurso mediático nacional anti todo, el cual ha expuesto a la sociedad y ha enfermado de coronavirus a periodistas defensores de este discurso o en los casos más extremos, como el de la periodista Viviana Canosa, la cual está imputada por la muerte de un niño de 5 años de la localidad de Plottier por la ingesta de Dióxido de cloro, tal como lo había mostrado la “comunicadora” en su programa de televisión.

Cabe resaltar que el caso número uno de covid 19, el que desencadeno y produjo los 6 casos más en nuestro pueblo, fue informado por el comité de Emergencia local el 18 de septiembre, ósea, un día antes de esta última marcha llamada “libertad o sumisión”.

Por ultimo contarles a los vecinos y vecinas de nuestra ciudad, que la contracara a estas marchas, son las diferentes realidades que padecen otros sectores, hay 7 personas infectadas con un virus padeciendo sus síntomas, médicos y enfermeras sin descanso, cientos de aislados donde se investiga el nexo epidemiológico de contagio. Pero además hay cientos de trabajadores y trabajadoras parados, sin trabajar desde que empezó la pandemia y hay miles de familias que reciben módulos alimentarios de parte de desarrollo social del municipio y que la pelean día a día para poder tener un plato de comida en su mesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here