Por: Susana Lara

La manifestación en las calles y rutas de San Carlos de Bariloche del conflicto por el control real del territorio en el Parque Nacional Nahuel Huapi, según como se lo conduzca, puede derivar en un escenario político favorable para que muchos de los actores que intervienen dejen de operar desde las sombras y muestren sus cartas. El sábado 29 de agosto, la gobernadora de Río Negro Arabela Carreras (del partido provincial Juntos Somos RN) desarticuló la intención de un grupo de concentrarse y despojar por la fuerza la ocupación territorial de la Lof Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi asentada desde 2017. Al cierre de este informe era incierto si estos sectores de Bariloche y El Bolsón volverían este fin de semana a hacer pública su petición de usar armas en defensa de la propiedad privada de la tierra y en rechazo al derecho del pueblo mapuche-tehuelche a regresar al territorio tradicional.

Envueltos en banderas nacionales argentinas, un nutrido grupo se convocó sobre la ruta nacional 40 con intención de acceder unos kilómetros más al sur al sector donde fue asesinado Rafael Nahuel y sostiene la ocupación tradicional la Winkul. Un día antes del banderazo llamado por las redes sociales y los medios de comunicación, Carreras arribó a Bariloche para desactivar personalmente la intención de confrontar en forma ilegal con la lof. Por su parte, el ministerio de Seguridad de la Nación interpuso un recurso judicial ante la posibilidad de uso de armas de fuego y blancas, tal como explícitamente se planteó en mensajes públicos. Aunque la Fiscalía federal de Bariloche desestimó el planteo, los funcionarios de Seguridad que conducen la mesa de diálogo ratificaron la importancia de haberlo interpuesto para desalentar la violencia por parte de particulares. Por el contrario, Alberto Weretilneck, senador nacional y ex gobernador de RN, aseguró que la convocatoria era pacífica y desafortunada la estrategia de la ministra de Seguridad Sabina Frederic https://www.youtube.com/watch?v=EkcsIjHI798. Sin embargo, el lunes siguiente a la protesta un grupo de gente armada desde uno de los lotes privados salió en un vehículo y realizó disparos de armas de fuego a la Winkul, según denunció esa misma mañana la comunidad.

El vecino como sujeto político inocente

Algunos de los propietarios privados de la zona en conflicto aseguran que Villa Mascardi, a 35 kilómetros al sur del centro de Bariloche, era un paraíso en paz hasta que se asentó la Winkul https://www.youtube.com/watch?v=-qy7gL0tnGE. Ni la Justicia provincial de la IV Circunscripción ni la federal han probado ni uno solo de los supuestos atentados incendiarios atribuídos a la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) ni a integrante del pueblo mapuche, acumulados por años y usados para desacreditar el reclamo territorial de otras comunidades de la zona https://www.lanacion.com.ar/seguridad/un-grupo-mapuche-se-adjudico-el-ataque-a-un-refugio-dentro-del-parque-nahuel-huapi-nid1735090/.

Así como se nutre un discurso idealizado de “la paz”, sin percibir el origen violento de la apropiación territorial del propio PNNH en 1934, se nutre la idea de vecino inocente como sujeto político habilitado a condenar sin juicio previo a “los encapuchados”, “anarquistas”, “delincuentes de El Alto”, “terrorismo”  https://www.youtube.com/watch?v=LlRApf9TR4o.  En este discurso la categoría vecino es un deslizamiento de la condición de titular de dominio de una parcela de propiedad privada o de empleado en relación de dependencia de un tercero, fuente de la legitimidad de su acción pública, vivan o no en lugar https://radiocut.fm/audiocut/luis-dates-propietario-una-finca-en-villa-mascardi-en-conceptofm/. Inés Maraboli, titular de la comisión de Fomento de Mascardi, quien acompañó a la gobernadora en las conversaciones con los manifestantes en la ruta, no accedió a una entrevista “por seguridad de los pobladores”, reafirmando esa concepción que se sostiene desde el gobierno provincial en crítica velada a la propuesta de diálogo del gobierno nacional.

Quién es quién

El PNNH creó y desarrolló varias villas: La Angostura, Traful, Catedral y Mascardi. Esta última comprende una superficie de 327 hectáreas aproximadamente, de las cuales 127 son propiedad privada en 34 parcelas. Otras 64 parcelas mensuradas suman 200 hectáreas bajo el dominio del Estado nacional, según nuestro relevamiento hecho en el Catastro público provincial ya que las autoridades de Parques no facilitaron documentación pública alguna.

Algunos de estos titulares de dominio de tierra privada dan cuenta de las corrientes de opinión y distinta inserción en fracciones de poder en nuestro país y la región:

  • El Episcopado Argentino, máxima autoridad de la iglesia católica en el país, posee una fracción con acceso al lago. Allí funcionó un hotel propiedad de Reynaldo Knapp, británico, empresario del transporte importante del movimiento migratorio europeo de primera mitad del siglo XIX en Bariloche. La compra y trámites formales son de 2018, posterior al crimen de Rafael Nahuel en manos de un efectivo de Prefectura.
  • El Obispado de San Isidro formalizó la denuncia penal por presunta usurpación de una fracción ocupada por la Winkul, informó monseñor Oscar Vicente Ojea https://www.infobae.com/politica/2020/09/03/villa-mascardi-la-iglesia-le-pidio-ayuda-al-gobierno-para-desalojar-a-un-grupo-de-mapuches-que-usurpo-un-refugio-eclesiastico/
  • “La Escondida” es propiedad de María Magdalena Giménez Tournier, empresaria casada con John Fergus Grehan. Giménez Tournier operó en Uruguay con la Compañía Inversora del Sur Agente de valores SA; con su esposo conformaron y compartieron directorio en Agreserver SA e intervienen en la forestal CS Patagónica S.A.
  • “La Cristalina” está registrada a nombre de Catalina y Lucía Frutos, aunque la cara visible de alta exposición es Diego Frutos.
Diego Frutos
  • Carlos Maison fue (o es) por años el cuidador de los dos predios del ACA en Mascardi, donde se desempeñó como comisionado de fomento. Tiene una forestación con pinos unos kilómetros al sur, sobre la ruta 40, en el Foyel. En esa misma zona intervino en el despojo de Rosa Quesada, mapuche, y su familia, quienes recuperaron el territorio junto a la comunidad Las Huaytekas. Tiene en propiedad una pequeña fracción.
  • El músico Charly Alberti es Carlos Alberto Ficicchia Gigliotti, propietario de una fracción. El ex batero de Soda Stéreo que para el 2005 formó Mole con Ezequiel Dasso, familiar de uno de los voceros del conflicto. Tuvo años activos ante el ministerio de Turismo de la Nación y ante Parques Nacionales, con proyectos truncos en Bariloche, Mascardi y Chubut. Armó una fundación ambientalista http://revolucion21.org/quienes-somos/es y hasta llegó a representar a Chubut en Londres durante el gobierno de Mario Das Neves, a quien presentó proyectos de inversión https://www.diariojornada.com.ar/171966/provincia/un_exsoda_stereo_con_das_neves_por_un_proyecto_textil_y_ambiental/. En 2008 presentó un proyecto para lago Mascardi ante Patricia Gandini, presidente de Parques, y Enrique Meyer, ministerio de Turismo de la Nación, de alcances y destino desconocido.
  • Ariel Holan, ex director técnico de Independiente, es vecino de Charly. El mismo hizo circular una foto juntos cuando coincidieron en Bariloche, como tanto seguidor de Soda. También compró en 2018, cuando ya era difícil no enterarse que el Estado cometió un crimen en el lugar.
Charly Alberti y Ariel Holan.

Vuelta de tuerca

Comunidades mapuche de la zona Andina, organizaciones sociales y vecin@s de los barrios populares convocaron para este sábado 5  al mediodía a ollas populares en defensa de la mapu, en el mismo lugar donde una semana antes se reunió una caravana de la que participaron los que atacaron físicamente a la comunidad Buenuleo en abril https://www.anred.org/2020/04/29/bariloche-golpes-y-herido-de-arma-blanca-en-ataque-a-comunidad-mapuche/ y referentes de la burocracia sindical local, entre otros. La convocatoria es por “tierras aptas y sucientes para las comunidades”, tal como lo prevé el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) que Argentina incorporó al derecho interno, y acceso a la tierra para barrios populares. Esas demandas junto al pronunciamiento de “no al racismo en Furilofche”, tal como se pronuncia en mapuzundun (lengua mapuche) a la ciudad lacustre.

La mesa de diálogo continuó y trasladó una propuesta a la Gremial de Abogad@s de la Argentina que representa a Winkul en algunos expedientes, así como a Kurrache y Pu Lof en Resistencia Cushamen con algunos puntos en común. La construcción de la democracia desde la base tiene tiempos y movimientos diferentes a las responsabilidades institucionales públicas. El prejuicio, la intolerancia, los discursos recalcitrantes no ayudan al buen vivir. Esta articulación de base popular, aunque muy local, tiene la oportunidad de aportar modos de hacer política que pongan en crisis las prácticas coloniales y colonizantes, los resabios racistas y racialistas. Muy desigual, como desde hace 500 años.

(Javier Grosso realizó el análisis de imágenes y la cartografía para este informe.)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here