FM Che Comunitaria (90.5 Junín de los Andes) conversó con Rubén Collio, compañero de vida de Macarena Valdés, asesinada a manos de sicarios de las empresas RP Global y SAESA, por defender la vida del Río Traguil.

Rubén define a Macarena como una mujer comprometida, madre de cuatro hijos, preocupada por su familia, sus amistades, solidaria y luchadora. Esa mujer fuerte, la noche del 22 de agosto de 2016 fue asesinada. Mientras que Carabineros y el Servicio Médico Legal del estado chileno calificaron la muerte como un suicidio, su familia, descartó esa posibilidad e inició una investigación en paralelo para probar que el femicidio de Macarena Valdés sucedió en el marco de la lucha que ella estaba llevando a cabo en su comunidad Newen de Tranguil contra el proyecto hidroeléctrico de la compañía austriaca RP Global.

Usurpación de tierras, construcción sobre un cementerio ancestral, violación de la ley ambiental para evitar la participación ciudadana y los estudios de impacto ambiental, fueron algunas de las tantas denuncias que inició la comunidad. En 19 días el estado le aplicó 16 multas a la empresa y en ese momento comenzaron las amenazas para que Ruben y Macarena abandonaran el lugar. El día posterior al asesinato de Macarena, la empresa colocó el tendido de alta tensión sobre el terreno de su casa. «Nunca pensamos que iban a ser tan cobardes de atentar contra una mujer.», dijo Rúben.

«La única forma de equiparar las fuerzas es que seamos masa. Nos dedicamos a hacer difusión, movimiento social, andar entre una marcha y otra, entre una charla y otra contando que a Macarena la asesinaron, que arriba de la montaña trataron de imponer el miedo a través del asesinato de una compañera.»

A cuatro años de su asesinato, la causa sigue abierta catalogada como hallazgo de cadáver pero sin detenidos ni imputados: «Cada peritaje es más certero que el anterior, demostrando que ya estaba muerta cuando la colgaron.» explicó Ruben.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here