La propuesta ya cuenta con los votos necesarios para su aprobación. Aunque, se esperaba que fuera sancionada en la sesión del pasado jueves, algunos concejales se negaron a que fuera debatido “sobre tablas” (tratar el tema por fuera de los incluidos en la orden del día), por lo que será sometida a votación en la sesión del 13 de agosto, dentro del orden del día.

La iniciativa garantizaría un piso del 1% del personal en la Municipalidad para trabajadores y trabajadoras transexuales, travestis o transgénero. Se sabe que nueve de cada diez neuquines del colectivo trans no pueden acceder al trabajo registrado, que viven en situaciones de extrema marginación y exclusión social y que su expectativa de vida no llega a los 35 años.

La nueva ordenanza establecería la obligación del Municipio de contratar a personas trans «en una proporción no inferior al 1% anual del total de empleados», así sean de planta permanente, temporaria, transitoria o contratados; y la llevaría el nombre Yanina Piquet, en homenaje a una militante trans de la ciudad.

La mayoría de los legisladores acompaña la propuesta por lo que se espera que se convierta en ordenanza en la próxima sesión. La iniciativa cuenta con un fuerte apoyo de la ciudadanía neuquina (la Mesa por la Igualdad, ATTTA Neuquén, la agrupación de Varones Trans y la asociación Nueva Crianza entregaron al Concejo una carta con más de 4 mil firmas en apoyo a la iniciativa).

De aprobarse, sería una ordenanza pionera en su tipo en la provincia, pero quizás el resto de las localidades neuquinas no demoren demasiado en sumarse: el Colectivo Autogestivo Diverso de SMA en conjunto con el Frente de Todes presentarán el próximo lunes un proyecto al Concejo Deliberante, para que se debata la inclusión del cupo laboral trans también en nuestra localidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here