Falta de acceso a créditos para renovación tecnológica en FaSinPat, riesgo de remate en Cerámica Neuquén, proceso de expropiación inconcluso y falta de maquinaria en Steffani son algunos de los problemas que hace tiempo acarrean las tres gestiones obreras ceramistas de la Provincia del Neuquén. En tiempos de pandemia, la situación de los y las ceramistas se torna aún más delicada.


En dialogo con El Tábano Digital, el obrero de FaSinPat y actual diputado provincial por el PTS-FIT Andrés Blanco, nos comentó respecto de la actual situación que se vive en las fábricas recuperadas: «Desde que se declaró el aislamiento y la cuarentena paramos la producción y la comercialización, y esto ha provocado que hace algunas semanas no tengamos ningún tipo de ingreso para repartirnos entre los trabajadores». A su vez, Andrés comenta que «hemos presentado notas al gobierno nacional, provincial y centralmente en la legislatura pero lamentablemente no hemos tenido ninguna respuesta de qué tipo de solución nos pueden dar. Hemos planteado la necesidad de un acompañamiento económico y poner nuestra fuerza de trabajo y la fábrica a disposición de cualquier tarea que pueda servir para combatir esta pandemia».


Con preocupación Andrés menciona “nos están dejando en una situación en donde o nos mata el hambre o nos mata el virus» afirma el referente ceramista. «Somos un sector que claramente no está en la agenda del gobierno nacional, porque en los anuncios se hablan de beneficios o asistencias a empresas y a PyME (Pequeñas y Medianas Empresas), pero en la letra chica te encontrar con que no tenemos ningún tipo de accesibilidad a las propuestas. Inclusive las propias PyME reclama que nos son medidas acorde a la situación porque son medidas de endeudamiento que tendríamos que adquirir y que eso implica una carga permanente en la espalda de los trabajadores que tenemos que sostener las fabricas funcionando”.


Por otro lado, el referente ceramista no deja de mirar el presente con perspectiva de futuro: “En los barrios no ha llegado la asistencia de módulos alimentarios, los comedores se han acrecentado y tampoco llegan, entonces entendemos que el gobierno no está respondiendo a la altura de los sectores que somos los más vulnerables. Hay otros sectores que tendrán mas espalda para quedarse en casa, pero va a llegar un momento en que quedarse en casa no va a generar el ingreso para el plato de comida e indefectiblemente va a terminar en una situación de conflicto social en Argentina y en el mundo”


Por último, Andrés Blanco hace referencia a la voluntad de lucha de sus compañerxs de las fabricas “el ánimo de los trabajadores/as esta golpeado por la situación, pero la moral esta alta porque vemos que desde la gestión obrera podemos mostrar una alternativa que no sea con la visión e intención de los empresarios de sacar ventajas como se ve ahora. Tomamos el ejemplo de las obreras textiles que reconvirtieron su producción y están haciendo camisolines para el hospital y barbijos como Madigraf en Buenos Aires y hay más ejemplos. Somos los únicos que podemos demostrar que sin el interés capitalista y de los empresarios podemos también ser parte de una asistencia para dar una mano y combatir juntos esta tremenda situación que estamos viviendo.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here