Este jueves 10 y viernes 11 de febrero se llevaron a cabo en nuestra ciudad las audiencias de control de cargos a los hermanos dueños de la cantera Werefkin y a la ex Coordinadora del Organismo de Control Municipal Julieta Muñiz Saavedra, por el vertido de barros cloacales sin tratar, en lo que fuera el vertedero
municipal, pero aun así, tratandose del primer juicio ambiental del pais, la justicia, no formuló los cargos y analizan promesas de repación, como la «gestion de residuos». Aqui el comunicado de los vecinos del barrios Chacra 30.

COMUNICADO VECINXS CHACRA 30


Los vecinos de chacra 32, con gran esperanza asistimos, creyendo que al fin encontraríamos
justicia, que serían juzgados los responsables de tirar el equivalente al contenido de 5 piletas
olímpicas, no de agua, sino de caca, a escasos 200 m de nuestras casas, poniendo en riesgo
nuestra salud y disminuyendo notoriamente nuestra calidad de vida, ambos derechos con rango constitucional.
Nada de eso pasó, porque el juez Juan Pablo Balderrama pese a la negativa del Fiscal de Delitos Ambientales, y la nuestra, decidió aceptar un acuerdo ofrecido por las defensas de la Sra Julieta Muñiz Saavedra, quien se desempeñaba como Coordinadora del Organismo de Control Municipal y los hermanos Werefkin. Destacamos que, sin decirlo, reconocieron su responsabilidad en los delitos contra el ambiente y la salud pública. Nadie ofrece resarcir algo que no hizo.
Pero queremos centrarnos en lo que nos parece más grave. La ex funcionaria municipal Julieta
Muñiz Saavedra, quien cometió un delito en el ejercicio de sus funciones. Ofreció “durante 6
meses enseñar a la Comunidad Mapuche Vera a gestionar sus residuos de manera amigable con
el ambiente”.


Justo ella… que provocó un desastre ambiental en la zona de Cordones de Chapelco dejando
que la 5ta celda alcance 26m de altura. ¡26 m de residuos domiciliarios!. Justo ella… que autorizo
el vertido de residuos peligrosos y altamente contaminantes como son los barros cloacales sin tratar a escasos metros de viviendas, de una escuela y de un centro de salud. ¿Qué va a
enseñarle a la comunidad mapuche Vera? Si hay alguien tiene conexión y respeto por la tierra y
el ambiente son las comunidades originarias.

Comunidades que hace 500 años que viven en sus tierras nunca generaron montañas de basura y caca. En realidad, ella debería ir a aprender de
ellos a convivir con la naturaleza.
Resumiendo, cometió un delito, agravado por ser funcionaria pública. Cobraba un sueldo para
controlar que no pasara todo el desmanejo que paso, sino que además lo avaló. Lo reconoce
implícitamente y la Justicia solo le dio un chas chas en la cola.

La misma justicia que hace que quien roba salga en un par de horas, la misma que permite que se concreten femicidios porque pese a numerosas denuncias, decide no intervenir. Esa justicia, que permite que funcionarios públicos hagan lo que quieran con nuestras vidas y nuestro
entorno, como en la época feudal, y solo los sanciona dándoles un tirón de orejas.
Era un orgullo neuquino, el primer juicio por delitos ambientales del país se estaba llevando a cabo en nuestra tierra. Era un orgullo… hasta que se encontró con la justicia neuquina.

Nos inunda una gran tristeza y bronca. Esperábamos de la justicia una sanción ejemplificadora, para que todos los funcionarios, actuales o futuros, sepan que no es gratis perjudicar la salud de las personas o degradar el ambiente. Nada de eso paso.

Un juez que durante las dos audiencias,
varias veces mencionó que no sabía demasiado del tema ambiental, decidió no ir a juicio, decidió no analizar las pruebas, no escuchar testigos y expertos. En lugar de eso, prefirió aceptar un
acuerdo espurio. Fiscalía ya anunció que va a apelar. Y nosotros seguiremos esperando justicia, convencidos que la única lucha que se pierde es la que se abandona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here