Por Mapu Arias Herrera / Img: Archivo de colectivo guías – Ilustrativa

San Martin de los Andes una ciudad que nace como voluntad de afianzar la soberanía nacional de la región, fue fundada el 4 de Febrero de 1898 por el Coronel Celestino Pérez y el Gral. Rudecindo Roca.

En marzo de 1883, una vez terminada la campaña del desierto, el general Conrado Villegas ordenó levantar un fuerte al que llamaron Maipú, en la Vega de Chapelco desplazando a las comunidades Mapuches hacia el centro del Valle Pocaulhue (Lugar de Gaviotas según Álvarez / kawcawhue en mapuzugun).

En el año 1898 llegó al valle del Lácar la «División de los Andes», comandada por el General Rudecindo Roca. La división estaba compuesta por el Regimiento 3 de Caballería de Línea, Constituido por cuatro escuadrones que “retoman” el abandonado Fuerte Maipú.

Según los escritos del neuquino Gregorio Álvarez el cual trata de ocultar esta historia en sus libros, relatando y tergiversando los hechos para hacer parecer que la fundación de San Martín de los Andes en pleno litigio fue una decisión promovida por la necesidad de dar solución al “problema indígena”.

“Confirmada, con órdenes recibidas, la campaña iniciada por Rudecindo Roca a principios de 1898, la División no paró su marcha hasta las mismas cabeceras del valle del Lacar y acampó bajo un manzanar cuyos vestigios aún pueden verse en la margen derecha del arroyo. Casi a su frente, habían estado los antiguos toldos de Curruhuinca, es decir a la orilla izquierda, cerca del lago”. G. Álvarez 1984: 112-113.

Así como decía Álvarez, las ruka y toldos de Bartolomé Curruhuinca y su pueblo habían estado en el valle del Lacar hasta que el ejército llego y con masacres, amenazas y extorsión desplazan nuevamente a su comunidad, ahora si llevándolos a orillas de la cuenca Lacar.

“Aceptó el cacique y concurrió a conferenciar con él general Roca. Como consecuencia de la entrevista, quedó establecido que se fundaría un pueblo en el valle llamado por los indios Pucáullu o Pucáullun (lugar de gaviotas), casi sobre la orilla del lago, en el lugar que llamaban Huechu Huehún, nombre anotado por el Perito Moreno, que quiere decir: “punta de la desembocadura”, por la del arroyo que se echa en el Lacar”. G. Álvarez 1984:114-115.

Bartolomé Curruinca logko de la comunidad Curruhuinca, la cual se establecían al cordón del Chalpeco y fue desplazada hasta los alrededores del Lago Lacar no “acepto” un trato, ni donó sus tierras al ejercito, fue amenazado y extorsionado hasta entregarlas. Se dice que Bartolomé cambio 125 hombres de la comunidad como baqueanos a cambio de 11.000hcts en la villa de Quila Quina.

“El cacique Abel Curruhuinca (hijo de Bartolomé) cuyas tierras eran apetecidas por los mapuches de Chile fue conquistado para que colaborara con los argentinos por gestiones del juez de paz de Piedra del Águila Don Serafín O Galán Deheza. Este fue comisionado por el General Rudecindo Roca, jefe de la división de los Andes en 1898 para que gestionara la adhesión requerida del cacique y le ofreciera el cargo de jefe de los Baqueanos de la región y propietario de las tierras que ocupaba. Con motivo de la fundación de San Martín de los Andes el 4 de febrero de 1898 se le cedió en cambio la isla de Quila-quina, adyacente al lugar”. G. Álvarez 1983:62-63.

Eso si, junto al ejercito llegaron diferentes descendientes extranjeros, sirios libaneses, italianos, suizos y alemanes, los denominados primeros pobladores, los cuales ayudaron a evangelizar y “civilizar” al pueblo mapuche nada más ni nada menos que ocupando sus territorios, a costa de sangre y fuego. Es así que hace 122 años se fundó San Martin de los Andes, obligando a la Comunidad Mapuche Curruinca a firmar un acta constitutiva cambio de su propio territorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here