Por Stella M. Lamela

Generalmente, nos encontramos con personajes de ficción predecibles. Precisamente, suelen llamar nuestra atención aquelles personajes que salen de la serie, que no responden a determinados modelos como parte de un común denominador.

Les propongo que conozcamos dos historias de mujeres fuera de esa serie pre-formateada: ni modelos, ni madres, ni jóvenes, ni exitosas… Son dos mujeres, mayores, con historias singulares, a quienes estas novelas presentan como personajes principales contra cualquier tendencia del mercado literario.

  • Una de ellas, René, de 54 años, es portera de un edificio y tiene “La elegancia del erizo”. Así se titula la novela que les recomiendo hoy: un libro de Muriel Barbery, profesora de filosofía y escritora fancesa, quien ha obtenido importantes premios a partir de esta novela llevada al cine en 2008.

¿Por qué leerlo? Porque se van a encontrar con los desopilantes proyectos de Paloma, una niña que vive en el edificio en el que René es portera, van a disfrutar de sus conversaciones y descubrimientos, y seguramente, van a vivir esa magia que se produce cuando se va develando la maravilla de un otre impredecible e impensade.

Hace unos 15 años vi un documental muy bonito sobre un pianista itinerante que iba de un pueblo a otro en Francia. Lo extraordinario es que él tocaba enfrente de personas que no tenían ninguna experiencia cultural y ellos se sentían muy conmovidos. Al final, la gente se arrepentía de no poder expresar con sus propias palabras lo que habían vivido porque no poseían en su lenguaje esas palabras. Es decir, despertar en la belleza y despertar el lenguaje son dos cosas que van juntas, pero existen dos tipos de dominio del lenguaje, el que permite dominar socialmente a alguien y el que se llama poesía. El primero, por ejemplo, implica un uso del lenguaje que conlleva a una violencia social.”

Con estas palabras, la escritora Muriel Barbery, en una entrevista publicada en 2018 por Crónica México http://www.cronicajalisco.com/notas/2018/84706.html, plantea la relación entre belleza y lenguaje que su obra nos propone.

La elegancia del erizo, de Muriel Barbery, 2006 : https://lectulandia.us/?s=la+elegancia+del+erizo

  • La segunda mujer se llama Rafaela y tiene 93 años. Fue maestra. No le gusta su nombre. Sus primas le decían Faila, pero tampoco le gustaba ese apodo cargado de ironía y burla.

Un joven que está encerrado en su baño comienza a llamarla Lita y a ella la conmueve. ¿Por qué Rafaela tiene a un joven de 14 años encerrado en su baño? Porque intentó robarle y en un descuido, lo encerró.

Este especial prisionero, un cazador cazado, deberá escuchar el relato de la señora que decide no llamar a la policía y “educarlo”. En este relato se desenvuelve uno de los sentidos del título de la novela: la historia de la madre de Rafaela propone que el deseo de una mujer es “Más liviano que el aire.”

El joven encerrado será obligado a reflexionar sobre su accionar como “escoria s ocial”, desde el punto de vista conservador y excluyente de Rafaela.

Más liviano que el aire es una novela premiada en 2009, en la que la voz narradora de esta señora de 93 años, configura una trama cada vez más desesperante, desde sus prejuicios, sus miedos y sus decisiones.

El autor de esta gran novela, cuya lectura recomiendo, es Federico Jeanmarie: argentino, contemporáneo, Prof. en Letras, con una amplia y premiada producción literaria.

Más liviano que el aire, de Federico Jeanmarie, 2009: https://lectulandia.us/?s=mas+liviano+que+el+aire

Stella es maestra, bibliotecaria y profe de literatura: «Lectora y estudiosa, casi casi «ñoña».  Sí!!!me gusta leer y estudiar. Quizás lo que me gusta es incursionar un poco más allá de la apariencia de la primera frase, de la primera impresión, que a veces no da cuenta de ciertas profundidades más desafientes, sin duda, que la superficie. Los libros me atrapan por sus historia, la gran aventura humana, las pasiones y las tragedias, todos esos otros mundos que no vamos a vivir pero que tenemos a la vuelta, en un estante, en el estante de la casa de amigues, en la web o en las bibliotecas populares de San Martín de los Andes. Quizás algunos de los que comentemos en este espacio, también les interesen a ustedes y podamos intercambiar ideas (siempre provisorias) sobre ellos.«

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here