Este 1 de Agosto, se cumplen 5 años de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado. Una herida que no cierra, una causa que no avanza, responsables politicos, desinformacion y la memoria viva del Brujo.

Santiago Maldonado desapareció el 1 de agosto, tras la violenta represión de Gendarmería en la Lof en resistencia Cushamen, Chubut. Estuvo desaparecido 78 días. Su cuerpo sin vida fue encontrado el 17 de Octubre en el Río Chubut, 400 metros río arriba de donde fue visto por última vez. Los medios de comunicación masivos, generaron una gran confusion en medio de su busqueda y de la investigacion, dejando de lado a los verdaderos responsables tanto materiales como politicos.

El diario nacional, Página12 habló con la testigo protegida que declaró en la causa por la desaparición y muerte de Santiago Maldonado el 3 de mayo de 2022. Una mujer que no existe, según la exfuncionaria Patricia Bullrich. «El primero de agosto del 2017 fue un día especial que quedo grabado en mi memoria para siempre, comenzaron las situaciones y secuencias que viví en el escuadrón de Gendarmería de Esquel, por un procedimiento realizado en el corte de la Ruta 40», recuerda al referirse a la protesta de la comunidad mapuche en Resistencia de Cushamen que entre el 31 de julio y el 1 de agosto se manifestó contra el encarcelamiento de varios de sus integrantes en Bariloche, y de su lonko Facundo Jones Huala en la Unidad 14 de esa localidad chubutense, y a todo lo que ocurrió los días posteriores entre los de uniforme verde olivo que participaron del violento operativo que reprimió a los mapuches, en medio del cual desapareció Maldonado.

En esta entrevista exclusiva, la testigo –hija y sobrina de gendarmes, que era referente de género dentro de esa fuerza– explica lo que padeció por saber demasiado, describe la maniobra que intentó implicarla y las razones que la llevaron a hablar ante la justicia, el 3 de mayo ante el fiscal federal Federico Baquioni, a instancias de la abogada querellante Verónica Heredia que representa a la familia de Santiago.

Ese día en su declaración brindó un extenso y detallado testimonio –con precisión de nombres, apellidos, fechas, lugares y circunstancias– en el cual afirmó que en su consultorio varios gendarmes comentaron el operativo del 1° de agosto en la Pu Lof de Cushamen, y dijeron que «había un detenido, se referían a él como el ‘hippie’, lo habían detenido en la zona del campo de (Luciano) Benetton», y que quería sacarle información pero «se les fue». Esta profesional civil de Gendarmería dio su nombre, apellido y datos personales ante la fiscalía. Sin embargo, al ser contactada por este diario pidió reserva de su identidad y mencionó que se encuentra en un programa de testigos protegidos. De acuerdo al relato, la testigo afirmó que al día siguiente el comandante Juan Pablo Escola, segundo jefe del escuadrón 36 de Esquel, le pidió que escondiera en su casa una caja –donde había un arma, celulares y un trapo ensangrentado–, pero ella se negó. En otro tramo de la declaración, dijo que el marido de una enfermera le había comentado que «había recibido un radio encriptado que decía qué hacer con el cuerpo».

Este 1 de Agosto se realizará una concentración en la Plaza de Mayo, para exigir nuevamente, Verdad, Memoria y Justicia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here