Por: Prensa MTE

Un mismo ritual, una olla popular, atravesó al pueblo de arriba abajo, desde la montaña hacia el valle, de oeste a este, del paraje Trompul a Chacra 30 pasando por el centro, Chacra 4 y Vega Maipu.
Este 25 de Mayo organizamos ollas populares para estar cerca, escucharnos, aprender y descubrir todo lo que nos falta por delante para seguir construyendo un país con tierra, techo y trabajo, con un plato de comida en cada mesa y un futuro con posibilidades de desarrollo sostenibles.

En el paraje Trompul un nuevo comedor “El Mapuche” se hizo posible gracias a la articulación con la organización para llegar con recursos y en el almuerzo que compartimos con las fundadoras, una de ellas “Miriam” decía:
«Esto es una locura, que se me ocurrió y les conté a mis hijas, a mi nieta que me sigue en todas y da ánimo, a mis compañeras con las que andamos siempre y así nos animamos a pensar en el comedor, para dar un plato de comida, porque está sufriendo mucha gente el hambre en la pandemia. En la comunidad todo cuesta mucho, pero somos solidarios, sin la solidaridad no se puede vivir. Hay que ser solidario…»
El lonko me apoyo también y así empezamos. Primero no tenía porotos, después no tenía maíz, anteayer no podía dormir. No sabía cómo iba a salir, estaba nerviosa y preocupada. Después apareció la harina e hicimos el pan, y la gente se fue contenta con un plato de comida y pan.

A partir de ahora se da inicio a una articulación con el “Movimiento de trabajadores excluidos” y la rama rural, para sostener un nuevo espacio y trabajar en conjunto para garantizar un plato de comida a los habitantes del paraje Trompul, Lof Curruhinca y Cayun.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here