En la sesión extraordinaria del Concejo Deliberante del día de hoy, fue declarada la emergencia habitacional con una votación unánime de todes les concejales. En las afueras del recinto, vecinas y vecinos exigieron una respuesta de les ediles a la crítica situación habitacional en la que se encuentran, en concreto ante la amenaza de desalojo de tres familias sanmartinenses que están terminando un año de pandemia con miedo a ser echadas de sus casas.

Esta mañana se intentó a desalojar a la familia Torres en Villa Paur, la familia Lara Inostroza se encuentra con la tensión de que le suceda en breve lo mismo en el barrio Cantera y a la familia Guerrero se le termina la postergación de desalojo en marzo.

Estas son solo algunas de las situaciones en las que se encuentran muchas familias sanmartinenses que no tienen garantizado el derecho a la vivienda y que tienen miedo de ser echados de las casas en las que viven hace años. Familias con niñas y niños que duermen intranquilas por no saber dónde dormirán mañana.

«Les solicito a quien corresponda que puedan intervenir para que las familias que tienen orden de desalojo puedan estar en paz en los próximos días», planteó la concejal Marcela Valenzuela al inicio de la sesión de hoy, que es la última del 2020.

La ordenanza promulgada declara la emergencia habitacional por un año, con la posibilidad de extenderse. En el texto de la nueva ordenanza se declara la emergencia habitacional por la vulnerabilidad en el derecho de acceso a la tierra y vivienda, por la que se exige una rápida intervención de todos los poderes del Estado.

La ordenanza “no avala asentamientos ilegales ni usurpaciones”. Se propone como medidas y acciones: gestionar ante el Estado provincial y nacional la adquisición de tierra para transferir al dominio municipal y palear la emergencia habitacional, regularizar la condición dominial de lotes ya existentes con viviendas de gestión estatal para regularizar la titularidad de los mismos, reabrir el registro único de demanda habitacional, fomentar la producción autogestionaria de vivienda y hábitat para una solución digna y rápida, gestionar fondos provinciales y nacionales para el cumplimiento de este derecho, gestionar maderas con Parques Nacionales para la construcción de viviendas, favorecer los procesos de endeudamiento para la incorporación de tierras que hagan frente a esta emergencia y tratar normas que graven impositivamente la vivienda y tierra ociosa, entre otras.

El Instituto de Vivienda y Hábitat y el Concejo Deliberante deberán elaborar informes mensuales de las acciones desarrolladas que se remitirán al Consejo Asesor y en un plazo de 12 meses el Consejo Asesor deberá reevaluar la situación y determinar la continuidad o no de la emergencia.

Al cierre de esta nota, las familias Torres, Lara Inostroza y Guerrero se encuentran a las afueras del Concejo Deliberante, esperando al intendente o al secretario de Vivienda, rodeades de efectivos policiales.

2 Comentarios

  1. […] En la última sesión del Concejo Deliberante, se declaró la emergencia habitacional, lo cual daría una herramienta para poder gestionar ante el Estado provincial y nacional la adquisición de tierra para transferir al dominio municipal y palear el déficit de espacios en donde emplazar nuevas viviendas sociales. También para fomentar nuevas producciones autogestionarias de vivienda y sancionar nuevas normativas que graven impositivamente las viviendas y tierras ociosas. […]

Responder a Que la vivienda digna sea un derecho, no un privilegio | El Tabano Digital Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here