En menos de un mes la plaza San Martín se vestirá con los colores y los sonidos de la fiesta popular de nuestra localidad, el Trabun, Encuentro de los Pueblos. En ese espacio donde nos encontramos con vecinos y amigos que quizás no vemos durante el resto del año, artistas, artesanos, kiosqueros, también hay una visita particular que no ha faltado a ninguna de las 35 ediciones de la fiesta: Ivan Ríos, de La Unión, Chile.

Ivan, bailarin y gestor de encuentros en el hermano país de Chile, nos estuvo respondiendo algunas preguntas:

¿Cómo llegó al Trabun?

Para remontarnos al Trabun primero habría que observar que entre los años 1977 y 1979 presté servicio a mi país haciendo el servicio militar obligatorio, por lo tanto, me tocó vivir en la frontera los momentos álgidos ocurridos en el año 1978 producto del conflicto del canal Beagle por las disputas de las islas Picton, Nueva y Lennox hecho pendiente en el tratado de límites sin resolver a la fecha. Aproximadamente en octubre 1984 nos enteramos de una inserción en un diario de circulación local de la ciudad de Osorno de una invitación al primer encuentro sur cordillerano argentino – chileno en la ciudad de San Martín de Los Andes el segundo fin de semana de diciembre de 1984 para conmemorar la firma del tratado de paz del 29 de noviembre de 1984 que daba por zanjado el problema del canal Beagle ya antes mencionado.

El conjunto folclórico de la Industria IANSA de La Unión compuesto en la mayoría por trabajadores de la empresa familiares y amigos de esta, escriben una carta a la organización solicitando nos hagan extensiva la invitación para dicho encuentro, este tiempo de espera de respuesta fue un periodo de muchos sueños, esperanzas y anhelos de poder ser considerados en este evento, finalmente mediados de noviembre recibimos la confirmación de la invitación y comenzamos nuestros preparativos artísticos y logísticos y es así que el día 07 de noviembre muy de amanecida comenzamos nuestro viaje en tres vehículos durando aproximadamente entre 8 y 9 horas ya que el camino en su mayoría era de tierra y que su intervención al interior del parque nacional Nahuel Huapi y Lanín tenía la rusticidad de un sendero no teniendo mucha intervención humana; gracias a esta lentitud pudimos disfrutar de esta maravillosa vista de bosques, ríos y lagos de este mágico entorno.

Sin duda este recorrido no estuvo exento de aprehensiones y sentimientos de cómo íbamos a ser recibidos producto de esta situación difícil vividos entre nuestros dos países, creo que ni en nuestros mejores sueños habíamos esperados ser recibidos como lo fueron esos tres mágicos días en que pudimos compartir escenario, comedores y charlas con Patricia Largo, Marta Pirén, Leda Valladares, Willy Hasler, Grupo folclórico Albricias, Ballet de la Universidad Austral de Chile, podría mencionar algúnos personajes de ese encuentro que hata el día de hoy son mis amigos como lo son Ulises Vargas, Gabriel Kohan, Mario Delgado, Martín Ptasic, Celfa Matus, Lina Rubilar, Olivia, Silvia Giglioti , Hernán Prieto, Chango Soria entre otros.

¿Qué recuerdos tiene de aquellos años?

Mis recuerdos son de un escenario muy humilde con techo de nylon cerrado con cañas (para nosotros coligues) un comedor lleno de actividades en que nosotros enseñábamos cueca y a nosotros nos enseñaban chacareras y chamames, la primera noche nos fuimos  a un café después del espectáculo con Albricias terminando casi de madrugada, nuestra despedida el día domingo en muchos casos con lágrimas y creo que se cumplieron las expectativas que la comisión de residentes chilenos y la Peña Numilen se había fijado, solo decir infinitas gracias aquellos que soñaron que encontrar el escenario, en los comedores y en la plaza juntar a nuestros pueblos.

A través de los años, ¿cómo ha visto la evolución de la fiesta?

Me atrevería a decir que en los primeros años este deseo de integración internacional fue creciendo ya que muchos grupos de Chile fueron a participar y ser parte de esta fiesta, y muchos grupos de San Martin vinieron a nuestros festivales y fiestas, podríamos mencionar algunos que marcaron época cmo por ejemplo Vilcabamba de Santa Rosa-  La Pampa, Coroico de Buenos Aires, Coyulche de Coronel, Millantue de La Unión, Chena de San Bernardo, Petroleros de plaza Huincul, la señora AymePainé, los hermanos Berbel, MeliAnay, Bafuach, club de cueca Osorno, entre otros.

Hoy la siento una fiesta diferente, aunque aún se mantiene el nivel de encuentro y ritual al encontrarnos año a año con los amigos en la plaza, no estando en el escenario manteniendo los elementos del fuego en las cuatro esquinas; la música, la danza, la comida y la bebida lo que la hacen un ritual vigente.

¿Cómo ha afectado en su vida el Trabun?

Podría mencionar que el impacto del Trabun no solo ha sido personal, sino que familiar ya que después de los primeros encuentros mi amada esposa y mis entrañables hijos fueron parte de este maravilloso viaje y reencuentro anual en la plaza de San Martín de Los Andes.

No podríamos sino agradecer a todas las comisiones que han llevado adelante esta magna tarea año a año, quiero en las siguientes personas agradecer el trabajo de realizado en estos 35 años; Familia Sorzini, Familia Delgado González, Familia Galáz, Familia Prieto, Familia Muñoz, Familia Escobar, Hermanos Mora, Raquel Lagos, Rubén Cabreras, Betty Obeid, Hernán y Luisa, Familia Reinoso, Familia Jara y por supuesto a San Martín de los Andes como pueblo que ha sabido mantener esta fiesta y encuentro, seguramente muchos se me quedarán pero nuestra gratitud infinita a todos, nos veremos el 13,14 y 15 de diciembre para vivir nuevamente la magia de un nuevo encuentro.

Fotos portada e ilustrativas: Leo Guevara Ph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here