Con el fin de año pisando los talones, se viene el tradicional encuentro que viene realizándose hace 36 ediciones de manera consecutiva, el Trabun Encuentro de los Pueblos, que este año se realizará el 13, 14 y 15 de diciembre.

En esta ocasión, estuvimos hablando con un histórico participante de la fiesta, ya sea desde la organización, o en el escenario, Elio Chango Soria, que nos brindo una pequeña entrevista:

¿Qué es el Trabun y cómo nace?

En 1984 la Asociación de Residentes Chilenos de San Martín de los Andes, junto a integrantes de la Peña Numilén, se reunen y teniendo en cuenta que había un conflicto de tipo gubernamental o diplomático e incluso militar entre los gobiernos de Argentina y Chile, quisieron hacer un encuentro con músicos y bailarines de ambos países en nuestra localidad. Ese primer encuentro tuvo el nombre de «Primer Encuentro Argentino Chileno Sur-Cordillerano» y tomaron una palabra mapuche que originalmente sería algo así como «Trawün», que tiene un significado en relación a «encuentro», y asi fundaron el Trabun. Se hizo con un gran esfuerzo, había que hacer mucho trabajo, trabajó mucha gente de la organización y también mucha gente se acercó a colaborar, entre ellos yo. Fue un encuentro hermosísimo, con la única nota discordante que el clima estuvo complicado, con lluvia y viento (risas).

¿Que significa el Trabun para el pueblo?

El Trabun es una fiesta, en el caso de San Martín de los Andes se trata de la única fiesta popular que tiene la comunidad, y las fiestas son hechos trascendentes en la vida, en nuestras vidas. Las fiestas populares como la que estamos tratando en este caso, tienen que ver con la salud del pueblo, se ha dicho que con mucha razón que la salud de una comunidad, de un pueblo, de una comunidad, se mide por las fiestas populares que tenga. Esto tiene varias consecuencias, en principio fortalece nuestras relaciones, pues se congrega mucha gente y mucha gente se encuentra con una comunidad de ideas, sentimientos y pensamientos. ¿Que pasa con ésta fiesta? Todos salimos del encierro de la rutina, y nos abrimos al influjo de la participación de lo que ocurre. Podemos decir que en América somos y nos afirmamos humanamente porque nos encontramos, y en nuestro caso y nuestra plaza, ocurre una maravilla, se conjuga un escenario, puestos de artesanos, de comidas, de bebidas, hay una gran cantidad de elementos que hacen que pongamos los sentimientos a flor de piel. Toda fiesta y en este caso nuestra fiesta, es un acontecimiento esencial de nuestras vidas, porque entre otras cosas, revela nuestra identidad, tanto local, como regional, como nacional y americana. Nos revela los códigos verbales, artísticos, coreográficos, plásticos, que conmueven nuestro espacio y tiempo con hechos y personajes. También tiene el valor que refuerza nuestro sentido de pertenencia y relaciona el trabajo con el ocio creativo.

¿Qué significó a su vida, participar de un espacio colectivo y autogestivo como el Trabun?

Durante 27 años he participado en muchas cosas del Trabun, algunas tareas y otras veces gozar de las cosas que allí ocurren. Siempre lo hicimos con el ánimo que las cosas fueran lo mejor posible. Por lo tanto, yo creo que en mi vida ha sido realmente importante, porque me ha significado encontrarme con mucha gente, diría que con la gran mayoría de gente, en una comunidad de intereses y sentimientos, y creemos que al paso del tiempo, el Trabun, ha sido para mi persona y para muchísima gente más, ha sido un logro importante como acontecimiento, como hecho, como parte de un calendario anual en nuestras vidas.

El Chango Soria junto a Hernan Prieto, Israel Prieto y Marisa Cirilo, grupo Mely Anay. Trabun 1987.

¿Qué es para usted el Trabun?

Como dije antes, toda fiesta es un hecho ritual, y conjuga distintos elementos, que tienen que ver con cosas materiales, y con cosas que apelan a nuestros sentimientos. Por un lado se conjugan elementos que lo caracterizan, como lo son un espacio común, un lugar común, la plaza, y un tiempo donde nos despojamos de nuestras cosas habituales, rutinas, y nos sumerge en un tiempo sin reloj, porque, pocas veces miramos el reloj, y extendemos todo lo que podemos esa estancia en la plaza. Cada uno de nosotros deja de ser individualidad, para convertirse en nosotros. Cada uno de nosotros se relaciona con el otro, con los otros, y con cada una de las cosas que no son parte habitual de nuestras vidas pero que son significativas, que nos valen. Entonces se puede decir que estamos trayendo desde el siglo anterior, el milenio anterior y poniendo en este tiempo tan distinto, tan diferente, muchas cosas que son permanentes para el ser humano, y son cosas tremendamente importantes porque nos humanizan, nos sacan del fárrago de nuestras vidas y nos llevan a estar en un encuentro donde están todos los elementos antes mencionados. Entonces ese es el significado del Trabun, es una fiesta popular, es de todos, se conjuga en una plaza, que las plazas debieran ser siempre los espacios importantes en el mundo, y nos apropiamos de ese lugar, nuestro tiempo está por encima de las cosas habituales y nos sentimos plenos, porque nos rehumanizamos, recargamos nuestras energías, y porque cada cosa nos llena de alegría, satisfacción y gozo.

Chango Soria en el Trabun 2018. Anto Muñoz ph.

Foto de portada: Leo Guevara Ph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here