Desde enero de 2020 los problemas en el transporte urbano de pasajeros fue en aumento, debido a la quita de subsidios nacionales. Si bien se reciben bonos provinciales, esto no alcanza para sostener los servicios. En la inestabilidad de esta conflictividad las y los usuarios viven en la incertidumbre, que limita sus hacer cotidiano.

El transporte público se vuelve a poner nuevamente en la agenda. Y no solamente, en la agenda  de los trabajadores de la empresa que aún no reciben su salario, sino también en la de los empresarios que buscan en la capital un subsidio para pagarles a los trabajadores. Resolver el día a día, es lo mas difícil para los vecinos y las vecinas que padecen los recortes de frecuencias, la suba de tarifas y la larga espera en las paradas ya que la cantidad de vecinos y vecinas que tienen que llegar a sus trabajos no equivalen a la cantidad de asientos en los colectivos.

Las frecuencias del transporte urbano Expreso los Andes hoy terminan a las 21hs y no se han modificado respecto al actual horario de circulación autorizado por el gobierno provincial desde el pasado martes. Hace ya una semana que los trabajadores y trabajadoras de los locales comerciales están en etapa de flexibilización y quienes no tienen movilidad propia, padecen al no contar con el sistema público del transporte urbano de pasajeros.

Sin subsidios nacionales, ni provinciales garantizados para este mes o los próximos meses, el servicio de transporte nuevamente  tambalea en una cuerda con destino al quiebre. Con frecuencias recortadas y medidas de distanciamiento, donde solo pueden ir pasajeros sentados, los vecinos y las vecinas esperan horas en las paradas, con colectivos que, cuando pasan, pasan llenos. Pero no a muchos parece importarles. Desde enero que el Ejecutivo municipal, por ejemplo, no convoca a la comisión que debería encargarse de gestionar una solución.

El miércoles 15 de julio la unión Tranviaria Automotor se declaró en estado de alerta al no recibir respuesta ante el pago de salarios a muchos trabajadores y trabajadores de transporte de larga, media y corta distancia. A comienzos de esta semana (Lunes 20 de julio) se conoció que se podrían tomar medidas de quite de servicios, la espera por la solución definitiva continua mientras las y los usuarios son quienes terminan teniendo que adaptar su vida a las decisiones ajenas.

QUE DICEN LOS TRABAJADORES

En comunicación con la mañana de Fm Pocahullo, el delegado de la UTA zona sur, Marcelo Más expuso acerca de el comunicado nivel nacional sobre el estado de alerta permanente que vive el sindicato y la incertidumbre que viven los trabajadores y trabajadoras de la empresa ante el pago de sus salarios, retroactivos y aguinaldo.

Más indicaba que se reunió con el dueño de Expreso los Andes y este le comunicó que ya era  “imposible seguir pidiendo préstamos para el pago de los salarios y que este mes ya no sabía de donde sacar dinero”. Y aclaraba que están a la espera de negociaciones en Buenos Aires para conseguir un subsidio nacional.

Además se refirió al transporte de media y larga distancia La Araucana y la difícil situación que también padecen como el servicio interurbano Castelli, que ya ha tenido que acudir a medidas de fuerza ante la llegada tarde de subsidios provinciales.

Marcelo Más se refirió, hacia los pedidos del gremio para el aumento de las frecuencias del transporte público urbano en nuestra ciudad “Nosotros estamos para defender el derecho del trabajador”.

La pandemia agudiza los reclamos de diferentes sectores y en ese sentido Más también declaró “En San Martin hay más de 100 combis, muchas veces salís a reclamar un derecho  cuando no le estas pagando al trabajador y no lo tenes en blanco, me parece muy engorroso,  hemos ido a realizar una inspección y muchas veces los trabajadores no están en blanco pero si ellos como transportistas, Saloniti me dijo que íbamos a trabajar en el tema, espero  que pase esta pandemia”  expresaba Marcelo por el reclamo de prestadores turísticos el pasado lunes, estacionando sus transportes frente al municipio.

Mientras tanto la empresa Expreso los Andes y sus trabajadores siguen a la espera de un subsidio nacional que cubra parte de sus sueldos y los vecinos y vecinas, esperando en las paradas que se garantice el derecho al transporte publico en pleno invierno y pandemia mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here