Esta última sesión del Concejo Deliberante nos deja con modificaciones en las frecuencias de emergencia del transporte público, que luego de meses ya parecen haber pasado de ser “de emergencia” a ser “las normales”.

Respecto al aumento de tarifa, no se trató el aumento del boleto, lo cual es bueno para la gente, pero no se sabe qué va a pasar con los laburantes de la empresa. Este tema quedará para la próxima gestión.

Marisa Tapia, maestra del CEPI (Centro de Educación Provincial Integral) en contexto de encierro, explicó al Tábano Digital por qué estuvieron en la banca del vecino: “quisimos contar la situación que estamos viviendo, sobretodo la falta de instalaciones, el hacinamiento en el que trabajamos los docentes. Pedimos que se gestionen aulas para poder dar clases. El que haya clases garantiza una menor reincidencia, y también garantiza para los internos el derecho inalienable que es la educación”.

El presupuesto se aprobó, pero sin estudios que sustentaran los números, de modo que contó con dos abstenciones por parte de Unidad Ciudadana.

Por otro lado, se firmó un nuevo comodato entre cooperativas de vivienda y el municipio para que entren 12 casa de un techo. Si bien esto en sí mismo es una buena noticia, es necesario decir que en una gestión de 4 años solo se resolvieron 12 casas, cuando hay 3.700 familias anotadas en el registro habitacional. Y que el presupuesto de este año contaba con 15 millones de pesos que aún no se gastaron, con la devaluación que esto significa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here