Actualmente el colectivo pasa cada una hora y media, y muchas veces va lleno, por lo que les vecines tienen que esperar con frío y lluvia, sin certezas de poder subir a su barrio.

“Las pocas frecuencias que hay están trayendo muchas complicaciones para los vecinos: si tenés que estar en un horario en particular en algún lugar que quede más allá del barrio tenés que bajar con mucha anticipación”, explicó Roberto Pompei, presidente de la Junta Vecinal de Los Radales.

Pero la complicación de les vecines es aún peor para volver a sus casas: “A los servicios que van al barrio se suben también personas que van a otros lugares. Ya a la altura de La Anónima el colectivo se llena y deja a pata a muchos que suben para Los Radales. En el Arenal por lo general el colectivo se vacía y quedan solo 2 ó 3 vecinos que logran llegar hasta Los Radales. Todo el resto tiene que esperar una hora y media en el pueblo, a ver si en el próximo servicio logra subir, y tienen que esperar con la lluvia y el frío del invierno. Es un problema grave que estamos teniendo”, señaló Roberto.

Para presentar oficialmente este problema ante las autoridades, una vecina de Los Radales elaboró una carta, dirigida hacia el intendente, la cual estará en las cuatro despensas del barrio y en la salita de salud para que quienes quieran sumarse al reclamo firmen.

Aquí la carta:

“Sr.

Intendente Municipal

Dn. Carlos Saloniti

S………../………….D.

Los abajo firmantes, vecinos, vecinas y vecines del barrio Los Radales, nos dirigimos a Ud. para poner en su conocimiento las dificultades que la frecuencia del transporte público de pasajeros “Expreso Los Andes” está trayendo a nuestro barrio.

En primer lugar, dando por sentado que es de su conocimiento, a partir del 1ero de junio el barrio sólo cuenta con 10 servicios que realizan el recorrido de subir y bajar. El primero sale a las 7:30 y el último a las 20:15. El tiempo entre uno y otro servicio es de 85 minutos, ¡casi una hora y media! Con anterioridad, la cantidad de colectivos diarios era de 13, y antes de la cuarentena llegamos a tener una cantidad de  33 servicios por día, divididos en dos ramales, que transportaban también a los vecinos de Radales, Chacra IV, Villa Paur, Arenal, etc,

Esta disminución tan obscena de frecuencias trae aparejados muchísimos inconvenientes: hacer compras, trámites, ir al médico, o cualquier otra cuestión se vuelve un verdadero suplicio. Contás con muy poco tiempo, y si tenés mucha cola, probablemente pierdas el colectivo y te quedes boyando por el pueblo. Nos ha ocurrido que la terminal estuviera cerrada, en pleno diluvio, sin contar con un lugar de reparo. Ser usuario del colectivo se convierte en un castigo de esta manera, cuando debería ser una política de estado fomentar su uso por el tal mentado calentamiento global.

Últimamente, sucede con frecuencia que el colectivo se completa con vecinos de otros barrios a la altura de La Anónima, entonces los vecinos de Radales no acceden a él. Llega al Arenal, y prácticamente se vacía, habiendo quedado en el pueblo una gran cantidad de ciudadanos de Los Radales que nuevamente quedan dando vueltas en el pueblo. Esta situación enoja mucho.

Es por ello que los abajo firmantes exigimos a la Municipalidad una pronta solución a nuestra problemática. Como padecientes de la misma creemos que la situación podría mejorar si se colocara un vehículo directo a nuestro barrio, como propuesta de mínima. Lo esperable es que el barrio volviera a recibir la cantidad de frecuencias que tuvo el año 2019, que llegaba a 33. De no ser posible, por lo menos, las frecuencias enunciadas en el listado “SERVICIO DE EMERGENCIA” con refuerzos en las horas pico.

También nos preocupan los futuros horarios de colectivo, cuando retornemos a clase, ya que los horarios de colectivo eran incongruentes con las necesidades del barrio.

Somos un barrio organizado, con una Junta Vecinal muy trabajadora y por suerte muy insistidora. Somos un  grupo de vecinos que intentamos acompañar las gestiones que  se realizan y nos damos cuenta que hay que ser muy perseverante para lograr que las cosas se hagan y que las instituciones responsables cumplan.

Sin otro particular, saludamos a Ud., muy atentamente.”

La carta será presentada también ante el Concejo Deliberante, aunque a partir de una resolución de la sesión extraordinaria del día de ayer, las facultadas para decidir sobre las frecuencias y recorridos del servicio público de transporte han quedado en manos del Ejecutivo municipal hasta que la situación sanitaria se normalice. “Los cambios en los horarios de circulación y en la habilitación de actividades, por ejemplo, son cuestiones que debido a la pandemia están en constante modificación. Es por eso que entendemos que la adecuación de los recorridos y frecuencias de los colectivos tienen que estar al ritmo de esas modificaciones, para adaptarse rápidamente. Si esos trámites estuvieran en manos del Concejo Deliberante, como corresponde, el proceso de modificación nos llevaría alrededor de un mes por los trámites administrativos que significa. Por eso planteamos esta posibilidad de que el Ejecutivo tenga la facultad de modificar las frecuencias mientras dure la pandemia”, explicó el concejal de Frente para Todxs, Santiago Fernández. La nueva resolución del concejo explicita que cualquier modificación debe ser comunicada con anterioridad por parte de la empresa y de la autoridad de aplicación para no complicar a los pasajeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here