Desde el Tábano Digital seguimos desentrañando las causas que generan que les vecines esperen horas en la parada para volver a sus casas. En esta oportunidad, entrevistamos a Santiago Fernández, concejal del Frente de Todxs, quien explicó cómo se están decidiendo las (pocas) frecuencias actuales y cuál está siendo la (nula) preocupación y gestión del Ejecutivo para solucionar el problema del transporte.

En relación a la postura que la empresa planteó en la nota realizada por El Tábano la semana pasada, el concejal explicó: “Es cierto que no se está cumpliendo la ecuación económica de la empresa, pero en comparación a la que la empresa tendría que estar realizando, los recorridos normales fijados por contrato y por ordenanza. Desde el aislamiento el servicio que se está brindando es otro: hubo un ajuste de los recorridos que se decidió con el Ejecutivo en base a la ecuación económica que hizo la empresa y no en relación al servicio de transporte que se necesita”.

“Por eso fue que yo hace unos meses salí a decir que esto pasaba a ser más un negocio que un servicio público. Los recorridos nocturnos, por ejemplo, que implican horas extras (que se pagan mucho más que las horas normales), fueron recortados para que los costos de la empresa bajaran”, aclaró Santiago.

“Venimos recibiendo muchos problemas por parte de vecinos que tienen que esperar horas en las paradas porque los bondis pasan llenos. Tiene que haber más frecuencias, pero esto implicaría un aumento en los costos de la empresa, por eso lo que hay que sentarse a analizar bien los números. Además, desde abril que los subsidios nacionales y provinciales destinados a transporte son extraordinarios, por lo que la situación es todavía más inestable”.

Pero la mesa de diálogo que se armó para tratar esta situación no se reúne desde que comenzó la pandemia: “Le pedimos a Marcelo Sánchez hace más de un mes que la convoque, pero todavía no nos han llamado”, señaló Santiago. La mesa de diálogo reúne al Concejo, a la Defensoría y al Ejecutivo para trabajar metódica y sistemáticamente sobre el transporte. “Es necesario que nos juntemos no solo por la situación actual sino también para ir definiendo cuestiones de cara al año que viene, cuando se volverá a abrir el pliego para la nueva licitación”.

“El tema es complejo y está ocasionando mucho malestar en la gente. Por eso es que quiero impulsar que se haga una auditoría respecto al funcionamiento de las frecuencias, que se determine cuánta gente queda abajo del bondi sin poder viajar”.

El tema es complejo y no pareciera haber soluciones mágicas: “Toda esta encrucijada se podrá solucionar realmente cuando abramos el pliego de la nueva licitación y hayamos revisado integralmente cuál es la situación. Necesitamos un programa integral de movilidad urbana, donde sería necesario que desde el Ejecutivo se gestionara el apoyo de la provincia, como sucede en muchos otros municipios de Neuquén cuya tarifa de colectivo es menor a los $10”.

Por ahora, les vecines esperan horas en las paradas, con colectivos que, cuando pasan, pasan llenos. En el marco de la emergencia, por cuestiones operativas la potestad de decidir sobre los recorridos y frecuencias de colectivo han pasado transitoriamente del Concejo Deliberante al Ejecutivo y desde el Ejecutivo no pareciera haber demasiado interés en que transportarse en colectivo, en San Martín de los Andes, fuera una realidad posible y no una odisea titánica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here