Este jueves 28 de julio se realizara una nueva audiencia control de cargos por el vertido de barros cloacales sin tratar, en lo que fuera el vertedero municipal entre los años 2014 y 2019. Por este crimen contra el medio ambiente y la sociedad, están imputados, dos dueños de la cantera donde funcionaban las celdas del vertedero y una funcionaria municipal de la gestión anterior, tanto por incumplimiento de funcionario público como de contaminación peligrosa para la salud pública.

La realidad es que son más de 6.000 vecinos y vecinas, que durante años denunciaron y padecieron problemas complejos de salud, enfermedades en niños y niñas, olores nauseabundos y la convivencia con aves y roedores, ya que el ex vertedero municipal, específicamente la 5ta celda del ex vertedero, sobrepasaba los 24 metros de lo permitido y donde vertieron aproximadamente 16 875 000 litros de residuos cloacales y patógenos a casi 200 metros de viviendas familiares en el barrio Chacra 30/ Cordones del chapelco.

Este juicio se lleva adelante gracias a la incansable lucha de vecinos y vecinas del barrio chacra 30, ademas en las últimas audiencias las partes imputadas, dueños de la cantera Werefkin y a la ex Coordinadora del Organismo de Control Municipal Julieta Muñiz Saavedra, acusados de «contaminación peligrosa para la salud pública» y de haber puesto en riesgo a 6.000 habitantes de Cordones de Chapelco, eludieron el juicio oral con promesas de reparación que fueron aceptadas por un juez,  presentaron un acuerdo ante la fiscalía, que contenía el enripiado de calles del barrio Cordones del Chapelco, por un costo estimado en 2 millones de pesos, Pero según el fiscal jefe de delitos ambientales, Maximiliano Breide Obeid, «el ripio es de su propia cantera», y el contrato que tenían para recibir y tratar residuos «era de 1,8 millón de pesos mensuales

Además, Breide Obeid le imputó Julieta Muñiz Saavedra, que como responsable del Organismo de Control Municipal, haber incumplido deberes de funcionario público por no haber fiscalizado adecuadamente y por haber permitido la disposición de los lodos cloacales sin tratamiento en el basural municipal. El acuerdo que presentó, tenía como objetivo enseñar, durante 6 meses a la Comunidad Mapuche Vera a gestionar sus residuos de manera amigable conel ambiente. 

Pero aun así, la calificación provisoria es por el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público (art. 248, 45 y 54 del Código Penal), en concurso ideal con el delito de contaminación peligrosa para la salud pública (art. 55 de la ley 24051 de residuos peligroso, con remisión al art. 200 del Código Penal).

Según la investigación de la fiscalía, entre 2014 y hasta agosto de 2019, los residuos cloacales sin tratamiento fueron llevados hasta el predio donde funcionaba el vertedero municipal y fueron dispuestos, alternativamente, en las mismas celdas sobre las cuales se vertían los residuos sólidos urbanos, como cobertura diaria de dichas celdas y, finalmente, directamente sobre el suelo. Se trata de barros o lodos cloacales que poseen coliformes fecales y patógenos, por lo que requieren un tratamiento previo de estabilización e higienización para poder ser dispuestos en forma segura para el ambiente y para la población.

La audiencia se realizara este jueves 28 de julio a las 09hs en la Oficina Judicial. Elordi 485.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here